Dos centros infantiles de la provincia de Cádiz han cerrado sus puertas debido a la presencia de coronavirus en sus aulas.

Según ha podido saber elMira.es, se trata de un centro de Jerez de la Frontera y otro de Arcos. En el caso de Jerez, la guardería afectada ha sido La Primavera, situada en el barrio de San Valentín.

Según información de varias fuentes, el centro habría informado a las familias de que se había producido un positivo en sus instalaciones. Por ello, la guardería ha decidido cerrar de manera total las aulas y ponía en marcha el protocolo anticovid. Sin embargo, son gran número de padres los que se han puesto en contacto con El MIRA para denunciar que no ha sido de tal forma: «No se han puesto en contacto con los padres para nada. Nos hemos enterado cuando nos han llamado del centro de salud y del Hospital de Jerez avisando de que tenían que hacerle a los niños las pruebas PCR. Y aquí seguimos 72 horas después de hacerles las pruebas sin saber nada. Según información externa, el caso positivo y paciente cero ha sido la propia directora. No se pronuncian ni por teléfono ni por los grupos de whatsapp».

Una vez alertados los padres, se están llevando a cabo las pruebas entre aquellas personas, docentes y alumnos, que han tenido contacto con el contagiado.

El segundo cierre se ha producido en Arcos de la Frontera (Cádiz). En este caso, el centro infantil Campo de las Galletas, situado en la barriada de San Rafael, ha echado el cierre tras el positivo de un alumno y la directora.

Al igual que el centro de Jerez, la guardería de la sierra gaditana también ha activado el protocolo para prevenir contagios.

El 94% de los centros escolares de Andalucía «está libre de coronavirus»

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha asegurado este viernes que «casi el 94 por ciento de los centros escolares de Andalucía está libre de coronavirus», por lo que ha indicado que el plan de la vuelta al colegio segura llevado a cabo por el Gobierno andaluz «ha dado resultado».

Bendodo, que junto con la consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, ha visitado las obras de mejora del Hospital Universitario Virgen de la Victoria en Málaga, ha incidido en el esfuerzo en materia educativa que ha realizado la Junta, con una inversión de 600 millones, para un inicio del curso seguro.

«La vuelta al colegio desde el punto de vista de la seguridad ha sido exitosa, porque ha sido mínima la incidencia en COVID«, ha afirmado el consejero, quien ha indicado que «el contagio cero no existe, pero ahí está ese casi 94 por ciento». En el caso de Málaga, solo han cerrado un 0,3 por ciento de los centros.

Por esto, ha reiterado que el plan de la Junta de Andalucía «ha funcionado, pese a que algunos partidos de la oposición han intentado que cuanto peor, mejor, sembrar el caos y que no hubiera vuelta al cole presencial».

Al respecto, ha asegurado que «eso lo ha intentado el PSOE pero ha fracasado», al considerar que «cuando uno trabaja en contra de lo que quiere la gente, fracasa».

Andalucía comienza a ver «un rayo de luz o esperanza»

En cuanto a la incidencia del COVID-19, ha señalado que en el conjunto de Andalucía se empieza a «ver un rayo de luz o de esperanza, con los últimos tres o cuatro días sin aumentar la presión hospitalaria».

Esto, ha dicho «nos da mayor responsabilidad y ni mucho menos lanzar las campanas al vuelo, porque la curva puede cambiar»; aunque ha reiterado que «la tendencia de la última semana es positiva, de control y de reducción de hospitalizaciones».

Por su parte, la consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, ha destacado el éxito de la Iniciativa AIRE, «de la que hemos resuelto ya 769 solicitudes, prácticamente el 99,9 por ciento, y que supone una inversión de 115 millones de euros para unos 12.000 contratos a desempleados en toda Andalucía».

En cuanto a los ERTE, ha dicho que están «bajando, siendo 8.274 en activo, que afecta a 28.000 trabajadores. Siendo 213 los nuevos por rebrote en Andalucía», al tiempo que ha esperado que el Gobierno de España «que negocia con los agentes económicos y sociales termine por aceptar la amplitud de ERTE para las actividades productivas que más lo están necesitando».