La Policía Local de Granada ha tramitado un total de 145 llamadas en la noche de este viernes 23 de octubre al sábado y ha puesto más de 55 denuncias, de las cuales 22 han sido por fiestas en pisos, 16 por consumir alcohol en la calle y 14 por no usar las mascarilla, siendo estos los principales motivos de incidencias. Además de, tres detenidos de entre 23 y 24 años en una fiesta en un bajo comercial por agredir a los agentes dos de ellos y el tercero por negarse a identificarse.

Según concreta la Policía en un informe, también se ha multado a tres personas por fumar sin mantener la distancia de seguridad y a un establecimiento por una fiesta ilegal en un bajo.

Además, se han tramitado otras denuncias por infracciones como tenencia de sustancias estupefacientes o infracciones de tráfico, miccionar en la vía pública, conducir bajo efectos de bebidas alcohólicas o conducción temeraria.

La Local especifica que la intervención en la fiesta en un establecimiento fue sobre las 23,55 horas, cuando su número de emergencias, el 092, comisiona a una patrulla a la calle Maestro Lecuona donde al parecer, en un bajo comercial, que no cuenta con autorización de establecimiento de hostelería, hay un grupo de personas consumiendo bebidas alcohólicas y sin cumplir con las medidas sanitarias vigentes para evitar la propagación del virus.

Una vez en el lugar, comprueban que procedente del interior del local se escucha ruido de voces y se observan luces de colores intermitentes, confirmando la denuncia de los numerosos vecinos que se asoman a las ventanas y manifiestan su indignación.

Tras tocar a la puerta en reiteradas ocasiones, hacen caso omiso, pudiendo acceder al interior del local los agentes cuando un joven abre la puerta del mismo con intención de salir al exterior.

Una fiesta descontrolada

Una vez en el interior, los agentes observan a ocho personas con síntomas evidentes de embriaguez, sin hacer uso de la mascarilla y sin guardar la distancia de seguridad, manteniendo una actitud desafiante ante los policías.

Al realizar una inspección del establecimiento para localizar a más personas que pudiese haber en el interior, una de las participantes en la fiesta se interpone ante uno de los agentes, impidiéndole la labor inspectora, propinándole tanto ella como otro de los asistentes varios empujones y golpes, acometiendo tanto a este agente como a otro de los actuantes, motivo por el cual se procede a la detención de ambos, así como de un tercero que se negó rotundamente a facilitar su identificación a los policías.

Realizada la inspección del local, encontraron a tres de las personas identificadas en el interior de un armario. Finalmente se cerró el local por su propietario, quedando denunciados todos los participantes en la fiesta. Además, trasladaron a los detenidos de entre 23 y 24 años a dependencias policiales para su posterior puesta a disposición judicial.

En relación a intervenciones con motivo del tráfico, se realizan sendas diligencias por presuntos delitos contra la seguridad vial, la primera de ellas por conducir habiendo ingerido bebidas alcohólicas y superar la tasa legalmente establecida; y la segunda, por conducción temeraria participando en una carrera entre dos vehículos en la barriada de Haza Grande. Ambos conductores fueron sometidos a la prueba de detección etílica arrojando un resultado positivo.

La UGR podría sancionar por hacer botellón

El Ayuntamiento facilitará a la Universidad de Granada (UGR) la identidad de los jóvenes participantes en botellones en la ciudad, a requerimiento de la institución académica para posibles sanciones administrativas a los alumnos que participen en estos «actos no propios» en un momento de crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus.

Así lo ha explicado, en rueda de prensa tras la Junta de Gobierno Local, el edil de Protección Ciudadana y portavoz del equipo de gobierno local de Granada, César Díaz, quien ha informado del protocolo de seguridad preparado para este fin de semana. En este sentido, ha dicho que espera que «en las próximas horas» pueda entrar en vigor la restricción de movilidad de 23,00 a 6,00 horas planteada este pasado jueves a la espera de la ratificación del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

En este contexto, Díaz ha precisado que la Universidad de Granada ha solicitado al Ayuntamiento la identidad de los participantes en botellones por posibles sanciones que en su ámbito administrativo pudiera interponer. Además, ha destacado la importancia de la colaboración institucional en un momento como el actual, en referencia en concreto a la Subdelegación del Gobierno y la Junta.