El delegado de Salud de la Junta en Granada, Indalecio Sánchez Montesinos, ha señalado que «todas las posibilidades están abiertas» respecto a las medidas que puedan tomarse para frenar la pandemia. Si bien, ha recalcado que las decisiones que se adopten atenderán a criterios epidemiológicos.

El delegado ha reconocido que la situación de los hospitales de la capital granadina es «compleja» y preocupante». Sin embargo, ha lanzado un mensaje de «serenidad» incidiendo en que se está aplicando el plan de contingencia con la experiencia acumulada de la primera ola de la pandemia.

Ha considerado además un «privilegio» el poder contar con las instalaciones del antiguo Clínico, que «se ha adaptado muy bien para que sirva de desahogo». Gracias a él se puede prestar a los ciudadanos la asistencia sanitaria «que merecen», tanto los que tienen coronavirus como otras patologías.

Preguntado sobre si se estudia un cierre perimetral de Granada, ha dicho que «todas las posibilidades están abiertas». Ha recordado que las decisiones están pendientes del consejo interterritorial y del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía.

En todo caso ha hecho hincapié en que cualquier medida que se tome será con criterios epidemiológicos. Sus resultados dependerán de la responsabilidad individual de los ciudadanos, de que se entienda que «estamos en una pandemia» y «en una situación muy grave», ha argumentado.