Multado por propinarle un puñetazo en el ojo a un joven magrebí en Jerez

El trabajador del centro de menores deberá pagar al joven 180 euros más 219 de indemnización por el puñetazo

Uno de los monitores del Hogar El Molinillo, situado en la calle Ávila, ha sido condenado a pagar una multa de 180 euros por un delito de lesiones leves al dar un puñetazo en el ojo a uno de los menores inmigrantes que están acogidos en el centro.

Además, tras la celebración del juicio del pasado 21 de octubre,  el monitor tendrá que indemnizar con 219 euros al joven por los daños ocasionados.

Todo sucedió en el propio centro, donde antes se situaba el Hotel Ávila. El menor agredido tuvo que ser atendido en el hospital y después, se puso en contacto con el servicio de Atención al Menor de la Junta de Andalucía.

Los menores fueron abandonados anteriormente

La Policía Nacional detuvo a finales de agosto de 2019 a tres trabajadoras de un Centro de Protección de Menores como presuntas autoras de un delito de abandono de menores. Dichas trabajadoras se desentendieron de sus cuidados al obligarlos a viajar solos hacia otras provincias.

La investigación se inició a raíz de las denuncias sobre la desaparición de menores presentadas por los responsables de un centro concertado de protección de menores, las cuales eran muy superiores al resto de servicios similares en la provincia de Cádiz.

Denuncian las condiciones indignas que tienen

El pasado mes de septiembre, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía lamentaba las condiciones inadmisibles en el trato y atención a Menores Extranjeros no Acompañados que estaban sufriendo en el antiguo Hotel Ávila.

Desde la asociación detallan «abusos e insuficiencias, como en alimentación, falta de mudas y ropa interior, escasez de artículos de higiene, atención sanitaria y no derivación a médico, estado de cierre a cal y canto de lugar, con enorme peligro para la seguridad de los niños y con ambientes cargados y sin ventilación, que podría favorecer la propagación de enfermedades, etc…».