Más de setenta migrantes son alojados en un antiguo hotel en el centro de Jerez

Vecinos manifiestan que la Junta de Andalucía ha acondicionado con camas literas las habitaciones y personal contratado, pero no ha hecho público esta acción de acogida

Las instalaciones elegidas son las del antiguo Hotel Ávila, local hostelero que fue ‘arrebatado’ por la Junta de Andalucía tras no poder pagar los herederos el elevado impuesto de sucesiones que les impusieron

Ya está operativo un «centro de acogida» en pleno centro de Jerez con más de medio centenar de inmigrantes, así como personal de cocina y monitores. El lugar escogido es el antiguo Hotel Ávila, en la céntrica calle Ávila, junto a la calle Arcos, el cual fue arrebatado por la Junta de Andalucía tras no poder hacer frente los herederos del propietario al pago del impuesto de sucesiones, teniendo que echar el cerrojazo al negocio.

Entre el miércoles y el jueves se han ido introduciendo en el Hotel Ávila camas literas y colchones,  así como un camión de un conocido supermercado ha transportado hasta el lugar alimentos y productos de aseo.

La opacidad y el secretismo en el que se está llevando esta operación está causando extrañeza entre los vecinos, que no entienden que no se haga público tal acción. Afirman que al menos hay cuatro monitores jóvenes contratados, así como personal de cocina, para la preparación de las comidas.

Vecinos de la calle Ávila, puestos en contacto con elMIRA.es manifiestan su preocupación por esta acción de acogida, la cual no ha sido publicitada ni informada por ninguna administración pública ni ninguna ONG. Informan que hay 75 personas inmigrantes, pudiendo ser algunas refugiadas provenientes de Siria, siendo más de 30 menores de edad: «un monitor nos han comentado que están contratados por la Junta de Andalucía, y que las personas acogidas son sirios, así como que son gente pacífica. Pero ningún organismo nos dice nada, y muchos no parecen provenientes de Siria».

Según ha podido saber elMIRA.es, están realizando estudio de edad ósea a las personas acogidas en el Hotel. Este análisis ayuda a los médicos a calcular la madurez del sistema esquelético de un niño realizando una radiografía de la muñeca izquierda y de los dedos, ya que afirman los vecinos, que personal del interior les han comentado que desconocen la edad exacta de muchos de ellos.

Los vecinos agregan que todo es muy extraño: «Para entrar por la puerta principal, cuyos cristales están tapados con paneles de madera, llaman y esperan a contestar una serie de preguntas para saber quienes son, y si están solos, tras unos minutos de comprobaciones entonces abren la puerta. Salen muchas veces hasta uno de los garajes que se encuentran enfrente, y vuelven a entrar de nuevo en el hotel siguiendo el mismo proceso de secretismo. En un centro de acogida normal no habría este hermetismo ni este misterio. Durante la pasada noche se ha armado un jaleo tremendo, mantienen las ventanas abiertas, y claro, son jóvenes, hablan en tono alto e incluso gritan, y el coger el sueño para los vecinos nos ha sido más difícil».

Preocupados por la situación y la falta de información, los vecinos han comenzado a realizar una recogida de firmas en el centro de la ciudad: «creemos que hay zonas de Jerez más idóneas, además no entendemos porque no se informa de quien está dentro y el porqué, hay mucho hermetismo, es todo muy raro. Otras veces están deseando los políticos hacerse la foto en estos temas, y ahora no, no entendemos que se está ocultando. Ya sabemos todos que arrebataron el hotel a sus dueños mientras estaba funcionando por no poder pagar el impuesto de sucesiones, y encima ahora lo utilizan para acoger a refugiados o inmigrantes, si es por eso que lo digan y que informen de quien está dentro y los motivos. Es todo muy raro.»

Hay que recordar que el Hotel Ávila fue valorado a efectos fiscales en 1.456.712 euros, siendo el resultado de multiplicar su valor catastral por unos determinados coeficientes aplicados por la Agencia Tributaria andaluza. Los herederos de Francisco Pacheco, fallecido en abril de 2010, se vieron obligados a hacer frente al pago de 330.000 euros, cifra que, con las plusvalías municipales, se elevó hasta los 403.000 euros. No pudieron afrontar el pago del impuesto y se hizo cargo del mismo la Junta de Andalucía. El caso ha sido de los más sonados en referencia al Impuesto de Sucesiones. En el día de hoy ya no hospeda a clientes, sino a inmigrantes.

La redacción de elMIRA.es se ha puesto en contacto con la Junta de Andalucía para solicitar información más detallada de la situación de acogida de los migrantes ubicados en el Hotel Ávila, sin respuesta al cierre de la edición. La noticia será actualizada con más información una vez se obtenga la versión desde la administración andaluza.