La alcaldesa de Moriles, Francisca Carmona, ha decretado el cierre de los negocios comerciales a partir de las nueve de la noche. Una medida que tiene como objetivo reducir el número de contagiados por Covid-19 que se está produciendo en la localidad cordobesa.

De esta forma, ha fijado la aplicación de nuevas medidas para afrontar la pandemia en la localidad. La alcaldesa advierte de que las nuevas medidas son «de obligado cumplimiento«; unas medidas que estarán bajo la supervisión estricta de la Policía Local, «que impondrá las multas» correspondientes.

De esta forma, «los velatorios y funerales se reducirán a 15 personas en espacios abiertos y a diez en espacios cerrados, el mínimo establecido por ley». Los comercios reducirán el aforo al 50 por ciento de su capacidad, aplicando además las medidas de higiene y distancia.

Es más, la alcaldesa ha decretado que «el horario de cierre de todos los comercios será como máximo a las nueve de la noche«. Quedará «totalmente prohibida la venta de alcohol a menores de edad en cualquier establecimiento, además de no poder hacerlo en comercios no autorizados».

«Se decreta el cierre de todos los locales destinados a peñas o asociaciones», a la vez que «·se recuerda el uso obligatorio de mascarilla en todos los ámbitos y lugares».

Moriles, con algo más de 3.700 vecinos, presenta una tasa de 1.049,6 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 15 días. Las estadísticas detallan que tiene 56 casos activos, de los que 39 se registraron en las últimas dos semanas.