El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha respondido a las acusaciones de pactar con los herederos del franquismo realizadas por Susana Díaz manifestando que resulta «difícil reconocer» a la actual Susana Díaz respecto a la de la anterior legislatura, cuando era presidenta de la Junta.

El presidente de la Junta ha agregado que le «cuesta mucho trabajo» que la dirigente socialista, «con las cosas que ha dicho, acepte, por sumisión o supervivencia política, la relación de Bildu con el Gobierno de la nación».

En esa línea, el presidente andaluz y del PP-A ha enfatizado que los miembros de Bildu «son herederos de ETA» que «siguen sin condenar la violencia y el terrorismo», y sus alcaldes están «alentando en contra de las víctimas».

Ha agregado que Susana Díaz «debería conocer mejor que nadie que si hubo una comunidad autónoma que pagó un alto precio en sangre» por los atentados de ETA fue Andalucía, porque «muchos de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que mataron los terroristas eran andaluces».

Los asesinos de Jiménez-Becerril y su esposa

En otro orden de cosas, el pleno del Ayuntamiento hispalense ha abordado este jueves la decisión de Instituciones Penitenciarias de acercar de la cárcel de Valencia a la de Zaragoza a dos presos de la organización terrorista ETA condenados por el asesinato en Sevilla del concejal del PP Alberto Jiménez-Becerril y de su mujer Ascensión García, progresados a segundo grado tras «rechazar la violencia» y reconocer el daño perpetrado, según la entidad estatal.

Al respecto, al comienzo de la sesión plenaria, la portavoz municipal de Vox, Cristina Peláez, ha solicitado al alcalde, el socialista Juan Espadas, que se pronuncie sobre «el infame y deleznable pacto» del Gobierno central con EH Bildu para los PGE de 2021, un aludido acuerdo que niegan los dirigentes socialistas del Ejecutivo.

Peláez ha avisado en ese sentido de que «históricos socialistas» como el expresidente del Gobierno Felipe González o el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, recientemente nombrado hijo predilecto de Sevilla, han «renegado» del citado «pacto» que niegan los dirigentes socialistas del actual Gobierno central.

Por eso, Peláez ha reclamado que Juan Espadas «se pronuncie» sobre el asunto, muestre «cuál es la postura» del Grupo municipal del PSOE hispalense y «condene ese pacto», manifestando su confianza en ello.

Acercamiento de Presos

El concejal del PP Rafael Belmonte, en esa línea, ha lamentado que Espadas sea «reacio» a asumir las «cargas» de su puesto como primer edil, manifestando que como máximo representante de la ciudad debe defender «la dignidad» de la misma.

Tal extremo le ha llevado a señalar el acercamiento de «los asesinos» de Alberto Jiménez-Becerril y su mujer Ascensión García Ortiz«, en alusión a Mikel Azurmendi Peñagaricano y Maite Pedrosa Barrenechea, condenado el primero a 30 años de prisión como responsable del asesinato del matrimonio Jiménez-Becerril, entre otros asesinatos; y la segunda también por su participación en el crimen del concejal sevillano y su esposa.