A partir del 1 de enero se rebajarán el precio de 1.300 activos de medicamentos de farmacia comunitaria. Así lo recoge la Orden SND/1121/2020 de Precios de Referencia de 2020, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 28 de noviembre.

Entre los medicamentos que experimentarán esta rebaja se encuentran algunos de los principios más utilizados en España: fármacos antiasmáticos, como el bromuro de ipratropio, budesónida, fluticasona o formoterol; corticoides como la prednisolona y hidrocortisona; fármacos antiglaucomatosos como bimatoprost, latanoprost; o antibióticos como fenoximetilpenicilina, o ciprofloxacino, entre otros.

Como consecuencia de este descenso -pues alguno de ellos sufrirán reducciones de más del 50%-la factura pública de medicamentos se reducirá en unos 32,5 millones de euros; según cálculos del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos(CGCOF) recogidos por Europa Press.

La lista de medicamentos que bajarán de precio

La reducción del precio no es la misma en todos los activos. En este sentido, hay un grupo de medicamentos que destacan por experimentar una rebaja superior al 50 por ciento; la atomoxetina, para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad; el antibiótico fenoximetilpenicilina; un analgésico opioide como el fentanilo; o el corticoide tópico hidrocortisona.

Por otro lado, también forman parte de este documento 15 de los principios activos más comunes en nuestro país, como son el Ácido alendrónico (Osteoporosis), la Azelastina (Conjuntivitis alérgica), el Bimatoprost (Glaucoma), Bromuro de ipratropio (Asma), Budesónida (Asma), el Ciclopirox (Infecciones fúngicas de piel) o el Ciprofloxacino (Infecciones bacterianas), entre otros.

Medicamentos y pandemia

Las dispensas de las farmacias son un fiel reflejo de lo que está viviendo la sociedad en cada momento. Con la pandemia, las tendencias que hasta ese momento se establecían en cuanto a compra y venta se vieron alteradas. No sólo por la introducción en la vida de los españoles de las mascarillas y los geles; sino por qué demandaban los ciudadanos para cuidarse a sí mismos, con un sistema sanitario saturado y al borde del colapso.

El uso entre los españoles de medicamentos analgésicos, para el sistema respiratorio y nervioso se incrementó de manera significativa durante el confinamiento. Así se desprendía del análisis de los datos de dispensación con cargo al sistema público de la red de farmacias; eran importantes los cambios en la utilización de medicamentos durante el periodo más duro de la pandemia, sobre todos los relacionados con síntomas del Covid-19.

La información generada por el Centro de Información sobre el Suministro de Medicamentos (CISMED), y la actuación responsable y coordinada de la Farmacia, la Industria, la Distribución y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) evitó el desabastecimiento durante los primeros meses de la pandemia, cuando los ciudadanos adquirieron más medicamentos de lo previsto.

El paracetamol se adquirió un 43% más

Los datos, facilitados a laSexta por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, dejan un pódium claro. Los que más aumentaron sus ventas fueron los analgésicos. Se experimentó un crecimiento medio de casi un 25% su dispensación, llegando hasta un 43% en el caso del paracetamol. La utilidad en síntomas como el dolor y la fiebre y las noticias sobre posibles problemas con otras alternativas terapéuticas, provocaron un aumento en la dispensación de este medicamento durante las primeras semanas.

En el caso de los medicamentos empleados habitualmente contra enfermedades respiratorias obstructivas, se registró un incremento medio del 12%siendo en algunos de los tipos de inhaladores superiores al 25%. Se trata de uno de los medicamentos en los que la farmacia ha colaborado con las autoridades sanitarias para evitar que se produjesen desabastecimientos pese al incremento en su demanda, establecimiento una serie de cautelas para garantizar su disponibilidad; en especial para los pacientes crónicos que lo venían utilizando y ante la llegada de las primeras alergias primaverales.