Pablo Sánchez acudía a sala de prensa en lugar de José Pérez Herrera, que tuvo que ausentarse por motivos personales. El segundo entrenador xerecista analizó las últimas noticias mediante las que se informaba que los partidos se disputarán a puerta cerrada, así como que el nivel físico en el que llega la plantilla de cara al partido.

Antes de comenzar a responder la ronda de preguntas, el técnico tuvo unas palabras de recuerdo hacia Dominguito, seguidor xerecista cuyo fallecimiento se confirmaba en la noche del jueves.

Asimismo, sobre la no presencia de aficionados en el próximo partido, destacaba que «para nosotros, nuestra afición es importantísima y esperemos que no nos repercuta en el juego. Sabemos que es el jugador número 12 y que nos apoya tanto en Chapín como fuera. Esperemos que la situación mejore y podamos tener pronto a la afición a nuestro lado».

La derrota en Lebrija no ha variado la forma de trabajar del equipo, que el próximo domingo buscará una nueva victoria en casa frente al Arcos. «En Lebrija merecimos mucho más, llevamos el peso del partido y no tuvimos la eficacia para poder marcar más goles y llevarnos un resultado positivo».

En cuanto a las bajas, el segundo entrenador aseguraba que «tenemos a Padilla, que se ha resentido de la lesión y Javilillo que también ha tenido molestias en el aductor durante la semana. El resto están disponibles y con muchas ganas de que llegue el domingo ante un buen Arcos que está por encima de nosotros en la clasificación».

«No te puedes confiar»

Sobre el rival, Pablo Sánchez comentaba que «en esta categoría no te puedes confiar. Todos los equipos se crecen cuando vienen a Chapín. Con esa tranquilidad de tener ya 4 puntos en la clasificación vendrán a competir. Nosotros afrontaremos el partido al 150%, sabedores de que tenemos que hacer un buen partido y materializar nuestras ocasiones».

«Llevamos toda la semana trabajando cómo llegar al área rival y hacer daño. Esperemos que el domingo plasmemos lo que hemos trabajado».

Además, durante la semana el equipo no solo ha trabajado el aspecto ofensivo; sino también el defensivo para intentar reforzar aún más todos los aspectos técnicos. «Intentaremos que los centros y las llegadas sean realmente ocasiones de gol».

Asimismo, Pablo Sánchez reconocía que, después de haberse enfrentado al Arcos en pretemporada, espera que resultado cosechado hace algunas semanas «nos de confianza. El primer tiempo fue muy malo y en el segundo tiempo conseguimos anotar 4 goles. Tenemos que depender de nosotros mismos, en nuestro campo, con las dimensiones de nuestro estadio tenemos que hacerle daño al rival».

Por último, el técnico, ante la incertidumbre de qué ocurrirá en las próximas semanas con la competición, señalaba que «debemos adaptarnos a lo que se nos presente, hacernos fuertes y aceptar cualquier decisión. Sabemos que nuestra afición es importante, pero no podemos despistarnos de nuestro trabajo y lo que tenemos que hacer en el campo».