Muere Sean Connery. El actor escocés Sean Connery, una de las últimas grandes leyendas del cine, inmortalizado por su rol como el agente secreto James Bond, ha fallecido a los 90 años de edad, según ha confirmado su familia a la cadena BBC.

Connery, retirado desde hace años de la gran pantalla, deja tras de sí un legado ilustre de películas como ‘Robin y Marian’ (Richard Lester, 1976), ‘Los Intocables de Elliot Ness’ (Brian De Palma, 1987) o sus grandes colaboraciones con el director Sidney Lumet, como ‘La Ofensa’ (1973).

El actor se hizo acreedor de un Oscar al Mejor Actor Secundario, precisamente por su aparición en ‘Los Intocables’, dos premios de la academia del cine británico y tres globos de oro.

Actor de leyenda

Hijo de un camionero y una limpiadora, el actor recordaba la pobreza que vivió en su infancia, de la que no tuvo conciencia porque era la situación por la que pasaban todos sus vecinos. Dejó de ir al colegio con 13 años y se puso a trabajar como repartidor de leche.

Con 16 años ingresó en la Marina, con la intención de permanecer siete años de servicio, pero lo dejó con 19 años de edad. A su regreso a la vida civil, desempeñó diversos trabajos menores en obras o funerarias además de ser modelo en la Escuela de Bellas Artes de Edimburgo. En 1953 participó en la elección de Míster Universo en Londres, donde llamó la atención de un director teatral que le ofreció un papel en el musical South Pacific. Fue entonces cuando el actor decidió que su nombre artístico fuera Sean Connery.

Comenzó a actuar en películas y programas de televisión, como el aclamado Requiem for a heavyweight, de Rod Serling, para la BBC. En 1957 actuó en La frontera del terror, de Terence Young y un año más tarde en Brumas de inquietud, de Lewis Allen, con Lana Turner. Durante el rodaje, se peleó con Johnny Stompanato, el novio de la actriz, en el mismo plató. Se rumoreó que Connery mantenía un idilio con Turner y eso fue lo que provocó el incidente.

Personaje que le catapultó a la fama

En 1962 estrenó el personaje que le catapultó a la fama, el de James Bond, Agente 007 de los servicios secretos de Reino Unido en la adaptación cinematográfica de la novela Dr No de Ian Fleming.
Al extraordinario éxito popular de 007 contra el Doctor No siguieron seis entregas más de la saga de películas con el mismo personaje protagonizadas por Sean Connery: Desde Rusia con amor (1963), Goldfinger (1964), Operación Trueno (1965); Solo se vive dos veces (1967); Diamantes para la eternidad (1971) y Nunca digas nunca jamás (1983). No se encasilló el actor, que participó en proyectos de muy diferente factura y condición, como la película bélica El día más largo (1962), Marnie, la ladrona, de Alfred Hitchcock (1964) o La colina, de Sidney Lumet (1965).

El nombre de la rosa

Su papel de monje detective en El nombre de la rosa de Jean Jacques Annaud (1986), basada en la obra homónima de Umberto Eco, fue galardonado por la Academia Británica de Cinematografía, y en 1988 ganó el Oscar a mejor actor secundario por Los intocables de Elliot Ness de Brian de Palma.

En 2008 publicó su autobiografía, titulada Being a scot. Tuvo problemas con la justicia suiza en 2009 por unos negocios hechos 30 años antes con un inversor cuyos descendientes reclamaban dinero de un préstamo y un año más tarde, la justicia española reclamó su declaración como imputado por la recalificación irregular de los terrenos de Marbella donde tuvo su residencia, pero el actor no compareció en la fecha fijada alegando problemas de salud.

Sean Connery fue un gran aficionado al golf y manifestó en varias ocasiones su adhesión a la causa independentista escocesa. Estuvo casado con la actriz Diane Cilento entre 1962 y 1973 y tuvieron un hijo. Ella le acusó de malos tratos y el actor ha hecho algunas declaraciones apologéticas de la violencia contra las mujeres. En 1975 se casó con la pintora Roquebrune Micheline, su esposa hasta el final de su vida.