El concejal de Memoria Democrática del Ayuntamiento de Cádiz, Martín Vila, lamenta que el PSOE se haya alineado este viernes «con la extrema derecha y sus postulados» en el Pleno del Ayuntamiento de Cádiz. Todo para que no se cumpla la Ley de Memoria Histórica. Ha apoyado junto con PP, Ciudadanos y el concejal no adscrito, Domingo Villero, una propuesta para pedir al Equipo de Gobierno que interrumpa el proceso iniciado para cambiar el nombre al estadio municipal.

«El nombre del estadio se va a cambiar«, ha reafirmado Martín Vila. Detalla que en última instancia la competencia para cambiar el nombre de esta infraestructura municipal es del Equipo de Gobierno.

El edil no comprende cómo, mientras el Equipo de Gobierno da pasos decididos para el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, el PSOE «se dedique sistemáticamente a torpedearlo; porque esa es la realidad que se ha constatado en este Pleno del mes de octubre en el Ayuntamiento de Cádiz». Al tiempo que considera que el PSOE «le está haciendo el juego a la derecha más rancia; tanto con su propuesta como con su voto y sus postulados desde el Grupo Municipal Socialista».

Hay que eliminar del callejero a Ramón de Carranza

El concejal de Memoria Democrática asegura que el cambio de nombre del estadio municipal será una realidad para eliminar del callejero de la ciudad a Ramón de Carranza. Tal y como recuerda Martín Vila, participó en el Golpe de Estado de 1936. Y accedió, tras ello, a la Alcaldía de la ciudad, participando en la represión a gaditanos y gaditanas con simpatías al Frente Popular o afiliados a organizaciones afines al gobierno legítimo de la II República. «Ahora, en esa misma línea y también en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, vamos a proceder a renombrar el estadio municipal aunque el PSOE no lo apoye», apunta.

Proceso en marcha

Hay que recordar que Cádiz continúa inmersa en el proceso de cambiarle el nombre al estadio Carranza. Y en este contexto, el Ayuntamiento defiende el proceso. En primera instancia, se recabaron más de 300 nombres a través del proceso abierto por correo electrónico.

La comisión designada por el Ayuntamiento para bautizar este equipamiento deportivo ha realizado una selección de entre las propuestas ciudadanas. Para luego en una ultima fase, elevarlas para su votación popular que determinarán el nombre definitivo. El alcalde accidental, Demetrio Quirós, ha defendido la legitimidad de este procedimiento. Y entiende que tras las críticas existen posturas inmovilistas contra el cambio de nombre del estadio.