El sindicato de la Policía Nacional Jupol ha lamentado los incidentes vividos en esta noche 30 de octubre en varias ciudades españolas, en las que grupos de ciudadanos protestaron en diversas calles por el toque de queda, y ha hecho un llamamiento a la calma.

En concreto, ha condenado que durante los disturbios en Burgos, Santander o Barcelona se han producido varios actos vandálicos, incluyendo lanzamiento de objetos a los agentes de la policía, quema de contenedores e incluso asaltos a comercios.

En este sentido, el secretario de comunicación de Jupol, Pablo Pérez, ha destacado que confía en que se trate «de incidentes puntuales y no continúe el aumento la violencia». «Hacemos un llamamiento a la calma y estaremos muy pendientes de la evolución de los acontecimientos», ha añadido.

Desde Jupol han lamentado especialmente los sucesos ocurridos en Santander, en el que los manifestantes han herido con una botella a un agente de la Policía Nacional.

En este sentido, Pérez ha mostrado su «profunda indignación» por esta situación y ha trasladado el apoyo de la organización sindical al compañero herido, al que desea una pronta recuperación.

Asimismo, ha señalado que la Policía Nacional «no bajará la guardia» y ha expresado su felicitación a los ciudadanos que al presenciar estos sucesos y el acto «de pillaje «en una tienda de deportes han salido a las ventanas para desautorizar a los autores de los robos y han aplaudido ante la llegada de los efectivos policiales».

«Entendemos el malestar que pueden generar en la ciudadanía algunas de las decisiones tomadas, pero hacemos un llamamiento a la responsabilidad y pedimos a los ciudadanos que ante todo respeten las normas del Estado de Derecho y las libertades de todos los ciudadanos», ha concluido el portavoz de Jupol.

A piedras con la Policía

Casi un centenar de personas han iniciado una protesta violenta en el barrio burgalés de Gamonal. Han quemado contenedores pasadas las 21 horas de este viernes como protesta por el toque de queda impuesto desde las 22 hasta las 6 horas por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Los violentos delincuentes han cortado la calle Vitoria de Burgos y han prendido fuego a gran número de contenedores. A la vez gritaban consignas contra las restricciones que se han impuesto para controlar la propagación de la pandemia provocada por el Coronavirus. Han mostrado su desacuerdo a pedradas con la policía por decretase desde el pasado sábado el toque de queda en la Comunidad de Castilla y León; así como por la decisión que desde las 14 horas de este viernes se hubiera cerrado perimetralmente.

Los vecinos salen en defensa de la Policía

Numerosos vecinos han salido a las ventanas de sus domicilios para quejarse ante lo que estaba sucediendo y la barbarie que presenciaban. La Policía Nacional ha desplegado varios efectivos antidisturbios, contra los que los jóvenes han lanzado objetos, mayormente piedras. A medida que los agentes avanzan por el Barrio, los vecinos ha aplaudido su presencia y se han escuchado gritos de ‘Esto no es Gamonal‘. Sin embargo, los agentes ante la virulencia de los manifestantes s han visto obligados a retroceder y alejarse de las piedras que les llovían.

Gamonal Estado de Alarma Toque de Queda
Contenedores en llamas en el barrio Gamonal, en Burgos, en pleno Estado de Alarma | EuropaPress

Hay que recordar que las restricciones nocturnas se establecen a partir de las 23:00 horas con finalización a las 6:00 de la madrugada. A través del toque de queda, el Gobierno de España pretende evitar la movilidad nocturna. Los ciudadanos se podrán mover en dicho horario por motivos justificados. El objetivo de Sánchez es llegar a un nivel de 25 contagios por cada 100 mil habitantes. En este sentido, es bueno incidir que el toque de queda es un mecanismo del Estado que implica la restricción a cualquier ciudadano de permanecer o circular por las calles de manera libre; y sin justificación.