El Gobierno ya prepara un nuevo confinamiento como el de marzo. Se trata de un escenario que ayer viernes el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quiso descartar, al menos públicamente: «No va a ser necesario llegar ahí», dijo.

Pero de puertas adentro, según una información de ABC, los servicios jurídicos de Moncloa ya están trabajando en un posible nuevo texto para otro estado de alarma. Un documento que permita a las comunidades, llegado el caso, activar el confinamiento domiciliario, ya que en el texto vigente no se contempla.

El gran volumen de contagios que experimenta España diariamente hace que sobrevuele en el ambiente la posibilidad de que se vuelva a imponer un confinamiento domiciliario; un encierro como el que tuvimos los meses de marzo y abril. Entonces sólo se podía salir a la calle para actividades esenciales como trabajar, asistir a centros sanitarios; para comprar alimentos o medicamentos o para el cuidado de personas mayores y especialmente vulnerables.

Salvador Illa lo descarta

El ministro de Sanidad, Salvador Illaaseguró este viernes en la presentación de los Presupuestos de su ministerio que “no va a ser necesario llegar ahí”. Pero lo cierto es que internamente el Gobierno trabaja en ese escenario. Todo por si finalmente la situación obliga a llegar a ese extremo.

En este momento, el Real Decreto que ordena el estado de alarma en todo el país da las competencias a los diferentes Gobiernos autonómicos para que en sus territorios impongan las restricciones y medidas que crean oportunas para contener el avance de la pandemia. Sin embargo, entre esas medidas no está contemplada que los Ejecutivos regionales puedan decretar el confinamiento domiciliario; algo que ya hay presidentes autonómicos que están contemplando.

Nuevo confinamiento

España se encuentra más cerca de un confinamiento como el de marzo. La segunda ola de contagios de Coronavirus ha forzado al Gobierno de Pedro Sánchez a aprobar el estado de alarma para poner en marcha nuevas restricciones sociales. Un escenario que según algunos expertos, si no da sus frutos en las próximas semanas, puede desencadenar un confinamiento domiciliario, como el que se estableció en el mes de marzo.

Los contagios siguen aumentando sin control por toda España y todo apunta a un confinamiento como el de marzo. Y, con ello, crece también número de personas que necesitan ser ingresadas. Según los últimos datos  del Ministerio de Sanidad, en estos momentos hay 16.008 personas hospitalizadas por Covid-19, que ocupan el 13,72% de las camas de hospital disponibles; 2.163 de ellas requieren cuidados intensivos. De esta forma, el 24,24% de las camas UCI están ya ocupadas por pacientes covid.

Sin embargo, seis comunidades y dos ciudades autónomas sobrepasan el 25% de sus plazas disponibles. Por tanto se encuentran en riesgo «muy alto», después de que el acuerdo alcanzado por Gobierno y autonomías en el Consejo Interterritorial del jueves pasado pusiera en un 25% de ocupación en intensivos el límite para el máximo nivel de alerta.

Las regiones que corren este peligro son Aragón (41,71%), Castilla y León (37,71%), Cataluña (34,12%), Ceuta (47,06%), la Comunidad de Madrid (40,28%), Melilla (64,29%), La Rioja (36,67%) y Navarra (37,59%).

El confinamiento siempre está sobre la mesa

Dentro de esto, estaría un nuevo confinamiento domiciliario, una medida que no descartó Fernando Simón; «El confinamiento domiciliario es una de las medidas que siempre está sobre la mesa, fue la base del periodo de alarma previo».

De hecho, Cataluña está meditando imponer el confinamiento domiciliario durante el fin de semana. «Es una opción que está contemplada», advirtió el lunes la consejera de Presidencia del Govern, Meritxell Budó, en una entrevista concedida a Catalunya Ràdio.