Un grupo numeroso de jóvenes ha apedreado en Melilla la pasada noche a las patrullas de la Policía Local y Policía Nacional, durante las horas de toque de queda, que acudieron al barrio de la Cañada de Hidum para cerrar dos kioscos abiertos en horas de confinamiento nocturno y disolver a las personas que se hallaban alrededor de los mismos, sin guardar la correspondiente distancia de seguridad e incumpliendo la restricción de circulación por la vía pública

Según ha informado este sábado un portavoz de la Policía Local, los hechos ocurrieron en la calle Vía Láctea cruce con plaza de la Mezquita; cuando llegaron a la altura de dos quioscos de comida y chucherías, «abiertos fuera del horario establecido y en los que había una gran aglomeración de jóvenes».

La citada fuente ha destacado que «una vez personadas las patrullas en el lugar comprueban que efectivamente hay dos quioscos abiertos y junto a ellos una gran cantidad de jóvenes, que al percatarse de la presencia policial se dan a la huida».

Los agentes de la Policía Local, a su vez, observan cómo había una persona cocinando junto a un anafe; donde estaba preparando pinchitos, y en las inmediaciones se encontraban bandejas con carne y demás productos alimenticios.

La Policía sufrió el lanzamiento de piedras, ladrillos y adoquines de gran tamaño

Las patrullas policiales procedieron al decomiso de toda la mercancía que había sido abandonada en el lugar y comprobaron «ninguno de los dos quioscos poseían permiso de apertura, ni documentación, puesto que quienes estaba al frente de ellos también huyeron a la carrera». El portavoz policial ha detallado además que «se observa como ambos carrillos obtienen el fluido eléctrico (por medio de un enganche ilegal) del alumbrado público».

Durante el transcurso de la intervención «los actuantes sufrieron el lanzamiento de piedras, ladrillos y adoquines de gran tamaño; por parte de un numeroso grupo de jóvenes que se escondían en los callejones de las inmediaciones del lugar de los hechos. Por ello, fue necesario el apoyo de otros indicativos del Policía Nacional, para poder agilizar las labores de la intervención de la mercancía que estaba siendo cargada en los vehículos policiales. Esta quedó depositada en las dependencias municipales».

Por último, han destacado que los quioscos fueron cerrados una vez finalizó la intervención y «no hubo que lamentar daños personales entre los agentes de policía actuantes».

Hechos similares en Gamonal

Casi un centenar de personas han iniciado una protesta violenta en el barrio burgalés de Gamonal. Han quemado contenedores pasadas las 21 horas de este viernes como protesta por el toque de queda impuesto desde las 22 hasta las 6 horas por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Los violentos delincuentes han cortado la calle Vitoria de Burgos y han prendido fuego a gran número de contenedores. A la vez gritaban consignas contra las restricciones que se han impuesto para controlar la propagación de la pandemia provocada por el Coronavirus. Han mostrado su desacuerdo a pedradas con la policía por decretase desde el pasado sábado el toque de queda en la Comunidad de Castilla y León; así como por la decisión que desde las 14 horas de este viernes se hubiera cerrado perimetralmente.

Numerosos vecinos han salido a las ventanas de sus domicilios para quejarse ante lo que estaba sucediendo y la barbarie que presenciaban. La Policía Nacional ha desplegado varios efectivos antidisturbios, contra los que los jóvenes han lanzado objetos, mayormente piedras.

«Esto no es Gamonal»

A medida que los agentes avanzan por el Barrio, los vecinos ha aplaudido su presencia y se han escuchado gritos de ‘Esto no es Gamonal‘. Sin embargo, los agentes ante la virulencia de los manifestantes s han visto obligados a retroceder y alejarse de las piedras que les llovían.

Gamonal Estado de Alarma Toque de Queda
Contenedores en llamas en el barrio Gamonal, en Burgos, en pleno Estado de Alarma | EuropaPress

Hay que recordar que las restricciones nocturnas se establecen a partir de las 23:00 horas con finalización a las 6:00 de la madrugada. A través del toque de queda, el Gobierno de España pretende evitar la movilidad nocturna. Los ciudadanos se podrán mover en dicho horario por motivos justificados. El objetivo de Sánchez es llegar a un nivel de 25 contagios por cada 100 mil habitantes. En este sentido, es bueno incidir que el toque de queda es un mecanismo del Estado que implica la restricción a cualquier ciudadano de permanecer o circular por las calles de manera libre; y sin justificación.