Enfermeros de Málaga, premiados por un proyecto de trasplante de médula ósea

El programa HEDO se puso en marcha en enero de 2019 en el Hospital Regional Universitario de Málaga

Profesionales de enfermería de la Unidad de Hematología y Hemoterapia del Hospital Regional Universitario de Málaga han ganado el primer premio del 24 Congreso Nacional de Enfermería Hematológica que se ha celebrado en Albacete gracias a su proyecto de trasplante de médula ósea en domicilio. El programa HEDO (Hematología Domiciliaria) se puso en marcha en enero pasado y ha beneficiado ya a un total de 35 pacientes.

Denominado ‘Hospitalización domiciliaria en el paciente hematológico. Equipo Hedo’, este proyecto ha obtenido el primer premio a mejor comunicación oral gracias a la puesta en valor de la enfermería, fundamental para llevar a cabo este programa.

La supervisora de la unidad y coordinadora de Hedo, Esther Manotas, ha indicado que «la enfermería es la pieza clave en este programa, junto al paciente y a su cuidador». «Sin una enfermería altamente cualificada sería imposible llevar a cabo este proyecto, ya que es el único profesional sanitario que estará en contacto directo con el paciente durante su hospitalización en domicilio», ha agregado.

En este sentido, la enfermería visita al paciente a diario y realiza una valoración integral al paciente. Así, establece un plan de cuidados individualizado, realiza la toma de constantes y registros, la administración del tratamiento prescrito, la extracción de analíticas de sangre, además de los hemocultivos y las recogidas de diversas muestras.

También programa, mediante bombas de perfusión, la toma de antibióticos si es necesario además de la infusión de medicamentos prescritos y a sus intervalos, han informado desde la Junta de Andalucía en un comunicado.

«Nosotros en domicilio ejercemos las funciones propias de la enfermería que son: asistencial, docente, investigadora y administrativa pero de una manera más cercana, cálida y de confianza», ha sostenido.

Al margen de las visitas previamente establecidas, el paciente puede contactar con la enfermera desde las 08.00 a las 22.00 horas todos los días de la semana mientras esta profesional está en contacto constante con el facultativo de trasplante, que determina la pauta de tratamiento a seguir frente a las distintas situaciones. A partir de entonces, cualquier incidencia es atendida por el hematólogo de guardia.

«Todos los días se realiza llamada a primera hora de la mañana a todos los pacientes que tenemos ingresados en domicilio, y se les pregunta por cualquier problema que haya surgido durante la noche, si está durmiendo bien o si necesita algo para la próxima visita», ha agregado la supervisora de la Unidad de Hematología y Hemoterapia.

Dicha unidad implantó el trasplante de médula ósea en domicilio con el objetivo de favorecer la recuperación y mejorar la calidad de vida de los pacientes. La indicación actual es para trasplantes autólogos de progenitores hemotopoyéticos –de células del propio paciente– en diagnósticos de mieloma, linfoma, amiloidosis y otras enfermedades autoinmunes.

Desde la puesta en marcha del proyecto el pasado mes de enero, se han realizado 25 trasplantes domiciliarios, todos de ellos autotrasplantes. También se han beneficiado de este tipo de atención al menos diez pacientes hematológicos con alta precoz a domicilio para la administración de tratamiento intravenoso.

Al margen de evitar la hospitalización, lo que conlleva más calidad de vida para el paciente, uno de los beneficios del trasplante en domicilio es que el usuario puede salir a la calle cumpliendo con las normas establecidas.

Los pacientes se seleccionan en la consulta de pretrasplante. La decisión de la inclusión en dicho programa se elabora de forma conjunta entre facultativos y enfermería. Asimismo, se realiza una entrevista en la que la enfermera obtiene información sobre el cuidador principal, la capacidad de autocuidados del propio paciente, así como la cercanía de la vivienda respecto al hospital. Si el paciente es apto, se valora la vivienda desde el punto de vista de la adecuación de higiene y se ofrecen consejos antes del traslado del paciente al domicilio.

Este programa cuenta con una participación de distintos profesionales, lo que lo convierte en transversal y multidisciplinar. Hay facultativos de trasplante de médula ósea, enfermería de trasplante a domicilio y de hospitalización, trabajadoras sociales, enfermería de enlace, y un referente de la Unidad de Farmacia, además de los hematólogos de guardia, el personal de Urgencias y de Hospital de Día.

«Nosotros estamos muy contentos y muy satisfechos porque es un reconocimiento a todo el trabajo que realizamos con muchísima ilusión porque creemos y estamos convencidos que es uno de los proyectos más bonitos que ha podido llegar a nuestras manos y encima donde la enfermería tiene tanta importancia», ha enfatizado Manotas.

En el estudio premiado ha participado, además de la supervisora en su labor de coordinación, las enfermeras Belén Carrasco, Andrea Luque y Antonio Pascual.