Revelan que la transmisión de Covid-19 de niños a adultos es baja

Solo el 3,4% de los niños estudiados fueron transmisores del Covid-19 en el núcleo familiar

Un estudio del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona ha concluido que la transmisión de Covid-19 de niños menores de edad a los adultos con los que conviven es baja.

Solo el 3,4% de los niños estudiados fueron transmisores del Covid-19 en el núcleo familiar.

Según ha explicado este lunes 31 de agosto en rueda de prensa el jefe de la Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría del Vall d’Hebron, Pere Soler, el estudio tenía dos objetivos.

Por un lado, definir las características clínicas de los niños de Cataluña con Covid-19. Por otro, su capacidad de transmisión dentro de los domicilios.

En el 40,4% no se ha identificado el patrón de transmisión

Respecto a la capacidad de transmisión, el estudio ha revelado que, de las 89 familias estudiadas, solo tres niños —dos de los cuales tenían 17 años— han sido los que han generado la transmisión intrafamiliar de Covid-19

El estudio se ha llevado a cabo con el objetivo «de ayudar a tomar decisiones» para la vuelta a la escuela.

Además, tiene una parte retrospectiva realizada del 1 de marzo al 31 de mayo —que es la que han presentado este lunes—, y una parte prospectiva. Lideran la última los equipos de Atención Primaria, estudiando 357 niños diagnosticados.

Sintomatología inespecífica

En cuanto a las características clínicas de la enfermedad en niños, Soler ha explicado que los pacientes «han tenido, en su inmensa mayoría, cuadros leves con una muy buena evolución clínica».

Sin embargo, ha añadido que sus manifestaciones clínicas son más inespecíficas que las del adulto. Por ello, puede dificultarse el diagnóstico.

En niños, la fiebre y la tos aparece en alrededor 59% y un 49 de los casos respectivamente, y la pérdida del olfato y el sabor solo en el 13%. Por su parte, manifestaciones como la fatiga se sitúa en el 40,5%.

Soler ha explicado que hay pocos datos sobre cuáles son los pacientes de riesgo pediátricos.

Pero el estudio ha observado que solo los pacientes con cardiopatías congénitas o neumopatías graves —excluyendo el asma— pueden ser considerados de riesgo.

Si del 1 de marzo al 31 de mayo fueron 163, solo en el mes de junio se registraron 250 casos, en julio 2.602 y entre el 1 y 23 de agosto, 2.419.

A favor del reinicio de las escuelas

Preguntado por la vuelta a la escuela, Soler ha explicado que el riesgo cero no existe. Sin embargo, a su juicio, los beneficios de reiniciar las escuelas hacen que «la balanza se sitúe claramente a favor» de hacerlo.

La consejera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha puesto en valor el trabajo del equipo médico.

Este «sirve para tomar decisiones más seguras, tener respuestas más moduladas y reforzar la prevención», ha explicado.

Por su parte, Soler ha remarcado que el estudio tiene limitaciones y que hay «una zona gris» de pacientes que están pendientes de definir cómo se catalogan. Sobre todo, por la dificultad de seguir el circuito de contagio en un estudio retrospectivo.

Dos semanas clave

Vergés ha dicho que se inician dos semanas clave para bajar el ritmo y conseguir reducir la transmisión del virus ante el retorno a la actividad laboral y las escuelas. «Para tener los menores problemas, hay que bajar la incidencia en la comunidad».

«Es un esfuerzo mínimo de reducir la interacción social», ha afirmado la consejera. La misma ha dicho que vale la pena y ha recomendado dejar cenas o encuentros para más adelante.

Preguntada sobre los edificios anexos previstos en algunos hospitales para combatir el Covid-19, ha dicho que ya estaban previstos, forman parte del plan de contingencia asistencial, y que ahora permitirán gestionar mejor la pandemia.