Las nuevas medidas establecidas para este curso en las universidades españolas

El estudiante que tenga que guardar cuarentena tendrá derecho a recibir clase de forma no presencial

Los representantes de todas las comunidades autónomas y el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón, se han reunido este lunes 31 de agosto para llegar a un acuerdo común para abordar el inicio del curso escolar. 

Las principales medidas que se han planteado para la vuelta a las aulas son el uso obligatorio de mascarilla, un sistema de ventilación adecuado en los centros y un protocolo de actuación antes posibles casos positivos de coronavirus.

La finalidad de esta reunión ha sido  «asegurar una buena coordinación del inicio del curso» y «garantizar que tanto el personal docente e investigador, como el estudiantado y el personal de administración y servicios disponen de información precisa sobre las medidas sanitarias y educativas que se van a aplicar en el curso 2020-21», según informa el Ministerio de Universidades.

Las medidas acordadas, ya han sido actualizadas en el documento de recomendaciones sanitarias y educativas, que se elaboró el pasado mes de junio. 

El uso obligatorio de mascarilla se extiende desde el empleo de la misma durante las clases presenciales, hasta su utilización en espacios comunes.

En cuanto a las mejoras de ventilación, se requiere ventilar todas las aulas de los centros universitarios durante 10 ó 15 minutos al inicio y final de la jornada. Además, también se recomienda mantener las ventanas abiertas siempre que sea posible.

Protocolos de actuación en caso de positivos

En el encuentro se ha actualizado el documento de ‘Recomendaciones del Ministerio de Universidades a la comunidad universitaria para adaptar el curso universitario 2020-2021 a una presencialidad adaptada y medidas de actuación de las universidades ante un caso sospechoso o uno positivo de COVID-19’, donde se detallan los pasos a seguir por las universidades.

Cada centro universitario, ante un posible caso positivo de Covid-19 o posibles sospechas, deberá actuar de acuerdo al protocolo de actuación establecido por el Ministerio de Sanidad y las consejerías respectivas de cada comunidad autónoma.

Un responsable global Covid-19 y otro por cada centro

El primer paso a seguir que dicta el documento es establecer una persona responsable de la gestión de los procedimientos por el Covid-19 en todas las universidades de España. 

Para mayor control cada Facultad, Escuela, Instituto de Investigación o Centro Adscrito también contará con un responsable en la gestión de crisis.

El documento también dicta que  «las universidades deberán definir un espacio para el aislamiento de la persona detectada como caso sospechoso de COVID-19».

Ese espacio aislado deberá estar bien ventilado y contar con una papelera de pedal para poder tirar mascarillas y pañuelos desechables sin necesidad de tocarla. 

Hará uso de este espacio, todo estudiante que muestre síntomas compatibles con Covid-19, donde se deberá de colocar una mascarilla quirúrgica, así como la persona que la acompañe.

Si un estudiante es sospechoso de coronavirus no podrá asistir al centro universitario hasta que los resultados de las pruebas PCR den negativo.

En el caso de que las pruebas den positivo, el estudiante no podrá acudir al centro hasta que no pasen tres días del fin de la enfermedad, y no podrá incorporarse a las clases hasta que no lo indiquen las autoridades sanitarias. 

Tras el diagnóstico en Covid-19, los responsables de la gestión de crisis de cada centro y universidad, elaborarán un estudio para determinar con qué otros estudiantes o miembros de la comunidad universitaria ha estado en contacto la persona infectada. 

Una vez detectadas esas personas, deberán de realizarse una prueba PCR y guardar cuarentena en sus domicilios, independientemente de que las pruebas den negativo

¿Qué hacer en caso de elevado número de contagios?

Los estudiantes que den positivo o deban guardar la cuarentena, tendrán a su disposición la oportunidad de continuar con el aprendizaje de forma no presencial de todas las asignaturas en las que estén matriculados.

Si la persona contagiada es un profesor, se seguirán los mismos protocolos de actuación y se le sustituirá para continuar con la docencia.

En el caso de un número elevado de estudiantes positivos en coronavirus, cada universidad actuará de la forma más conveniente teniendo en cuenta su propio protocolo actualizado con con las nuevas directrices trabajadas en la Comisión Delegada de la Conferencia General de Política Universitaria.