El consumo de agua se dispara en Cádiz

Los datos recogidos por Aguas de Cádiz en los últimos años señalan que en la época estival el gasto hídrico aumenta un 14,35% con respecto al invierno  

El consumo de agua en Cádiz en agosto es un 24,7% más que en diciembre, que es el mes en que menos agua se factura en la ciudad, según la media de los datos comparativos recogidos por Aguas de Cádiz.

Si en agosto el consumo medio en estos últimos once años -desde 2009 hasta 2019- alcanza los 1.062.208 m3 de agua, en diciembre esta cifra es de 851.720 m3.

Según estos datos, en la época estival aumenta el gasto de recursos hídricos en un 14,35% con respecto a la época invernal.

Consumo medio de agua

Es decir, durante los meses de julio, agosto y septiembre, el consumo medio de agua en Cádiz es de más de 3.063 millones de litros de agua (3.063.006 m3), mientras que el agua consumida durante los meses de diciembre, enero y febrero es de 2.678,5 millones de litros (2.678.537 m3).

Por meses en Cádiz, el segundo mes en el que más agua se consume es en julio, con un 18,7 % más de agua facturada (1.011.699 m3), seguido de septiembre con un 16,13% más (989.099 m3).

En el resto del año, el porcentaje de aumento con respecto a diciembre y los metros cúbicos consumidos son los siguientes: enero, 13.51%, 966.746 m3; mayo, 13,31%, 965.091m3; junio, 12,29%, 956.421 m3; marzo, 8,99%, 928.249 m3; octubre, 8,69%, 925.421 m3; abril, 6,95%, 910.895 m3; noviembre, 6,72%, 908.943 m3 y febrero, 0,98%, 860.070 m3.

Como es lógico, durante la estación más calurosa del año dispara el gasto de recursos hídricos por el calor, el turismo y la necesidad de aumentar los riegos en parques y jardines. Mientras que la diferencia de consumo entre el resto de las estaciones es menor.

Época de lluvias

Es necesario que en la época de lluvias, que normalmente se inicia en octubre y acaba en marzo, las precipitaciones sean lo suficientemente abundantes para poder dar cobertura a la demanda de agua durante el verano.

Además, es importante también desarrollar buenas prácticas de ahorro de agua tanto en los hogares, instalando dispositivos de ahorro en cisternas y grifos, por ejemplo, como en la propia empresa, reparando de forma inmediata cualquier avería o fuga o llevando a cabo medidas para la reutilización del agua como ya hace Aguas de Cádiz con el agua sobrante de las dos piscinas municipales de la ciudad destinando su uso a labores de riego de jardines y baldeo de calles.