Más de 150 peticiones de asistencia por ahogamiento en lo que va de año

Dicha cifra supone un 11,8% menos de peticiones de auxilio realizadas a los centros del 061 con respecto al mismo periodo de 2019

Los centros coordinadores de urgencias y emergencias de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES-061) han atendido, en lo que va de año, 144 peticiones de asistencia para personas que se encontraban en dificultades por ahogamiento en Andalucía.

Así las cosas, esta cifra supone un 11,8% menos de peticiones de auxilio realizadas a los centros del 061 con respecto al mismo periodo de 2019, en el que se recibieron 161.

Más del 50% de las peticiones de ayuda al servicio de emergencias sanitarias del 061 se han recibido en este mes de julio, y se ha incrementado las relacionadas con semiahogamiento en niños en un 4% con respecto al primer semestre del año anterior.

El 25% de las llamadas han sido para la atención sanitaria a menores, circunstancias que se dan, principalmente, en las piscinas.

En cuanto a las asistencias por este motivo relacionadas con los adultos, éstas se solicitan principalmente desde las playas, especialmente por situaciones en las que los afectados no han respetado las señales de peligro o por introducirse de forma rápida en el mar justo después de haber comido o haber tomado el sol durante un tiempo prolongado.

Advertisement

Por provincias, el mayor porcentaje de peticiones de atención se han registrado en Cádiz (21%), Málaga (20%), Sevilla (19,5%) y Almería (15%) con 31, 30, 28 y 23 asistencias por semiahogamiento, concentradas la mayoría en mayo, junio y julio. Le siguen Huelva con 15, Granada con 14, Jaén con 2 y Córdoba con 1 caso.

Hasta la fecha, todas las provincias registran datos similares a los del año anterior a excepción de Sevilla, donde se han triplicado las solicitudes por ahogamiento tras pasar de 9 en 2019 a 28 en 2020.

La provincia de Málaga ha experimentado un descenso del 45% en las peticiones de asistencia por este motivo, pasando de 55 en 2019 a 30 en 2020.

El 061 recomienda extremar la precaución en playas y piscinas ante la presencia de menores. La asfixia por inmersión o ahogamiento es una causa frecuente de muerte en verano.

Además, lo es especialmente entre los niños de uno a cuatro años, y se producen, con mayor frecuencia, en las piscinas privadas que deben estar valladas y con cierre de seguridad que evite su apertura por menores.

Es muy importante que aprendan a nadar cuanto antes para evitar riesgos en caso de caída accidental.

En las piscinas públicas y en las zonas de aguas abiertas, como las playas, es recomendable identificar al socorrista para poder acudir a él rápidamente ante cualquier emergencia y seguir sus indicaciones.

A la hora de entrar en el agua, se recomienda hacerlo poco a poco, sobre todo después de haber tomado el sol o haber comido y evitar el baño mientras hacemos la digestión. Es recomendable esperar unas dos horas tras una comida abundante.

En caso de que se sienta algún síntoma anormal, como dolor de cabeza o nuca, escalofríos, fatiga, mareos, vértigos, picores, calambres, debemos salir inmediatamente del agua y advertir a socorristas o personas cercanas.

Ante personas que se encuentren en apuros en el agua, no debemos arriesgarnos a salvarlos si no estamos preparados para ello. Se recomienda lanzarles algún objeto flotador y dar la voz de alarma.

En caso de signos de ahogamiento, de perdida de consciencia, traumatismos o hemorragias, hay que alertar a los servicios de emergencias, llamar al 061 y seguir las instrucciones que se reciban desde la sala de coordinación mientras llega la ayuda de los equipos sanitarios.