El Coronavirus lleva medio siglo entre los murciélagos

Un análisis genealógico ha demostrado que el Coronavirus lleva décadas en los murciélagos, descartando la hipótesis de que fuera creado

El SARS-CoV2 lleva décadas, en concreto medio siglo, viviendo entre los murciélagos. Así lo ha demostrado un análisis genealógico llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores, que ha alertado de que el nuevo Coronavirus lleva entre 70 y 40 años en los murciélagos y que, «lo más probable», es que haya saltado directamente a las personas.

Una versión previa del artículo ya se difundió a finales de marzo en el repositorio de preprints ‘BiorXiv’, y ahora el estudio, una vez revisado, se ha publicado en la revista ‘Nature Microbiology’ y sus resultados, recogidos por la plataforma Sinc, determinan que el linaje de ambos coronavirus se separó hace entre 40 y 70 años.

Esto significa que el nuevo coronavirus lleva bastantes décadas circulando indetectado entre los murciélagos. «Eso se ve claramente en nuestros análisis. En ese tiempo se pueden haber diferenciado más linajes con los rasgos adecuados para infectar a los humanos. Este largo periodo de divergencia sugiere que hay linajes víricos en murciélagos con potencial zoonótico que no han sido muestreados», han dicho los investigadores.

Además, son virus con una alta capacidad de intercambiar material genético entre sí, lo que implica, según los autores, que será «difícil» identificar virus con el potencial de causar brotes importantes en humanos antes de que estos emerjan.

Por ello, han destacado la necesidad de disponer de un sistema de vigilancia de enfermedades humanas en tiempo real que «rápidamente» pueda identificar y clasificar patógenos. El nuevo análisis no apoya la hipótesis, aunque tampoco la descarta, de que el pangolín fuera un paso intermedio en el salto de murciélagos y humanos. Tampoco las serpientes.

«La evidencia actual es consistente con que la evolución del virus en murciélagos haya dado lugar a [variantes] capaces de replicarse en el tracto respiratorio superior tanto del humano como del pangolín», han comentado los autores.

Uniendo estos nuevos resultados a lo ya conocido, el primer firmante de este trabajo e investigador de la Universidad del Estado de Pensilvania (Estados Unidos), Maciej F. Boni, ha explicado que el escenario «más probable» es el de un virus de una población de murciélagos de la provincia de Yunnan, en el sureste de China, de donde proceden los virus con parentesco más próximo al nuevo coronavirus, que salta directamente a humanos.