¿Por el pueblo?

«Los partidos políticos están cada día más alejados de los ciudadanos»

No estoy por la labor de escribir sobre la moción de censura, porque me parece que es la acción política más triste, oportunista y sin sentido que ha sucedido en España en los últimos años. Pero sí tengo ganas de opinar sobre lo poco que importamos los ciudadanos a determinados partidos políticos, viejos, nuevos, de derechas o de izquierdas.

Les confieso que soy un ferviente creyente en la política y en la democracia asentada en los partidos políticos, organizaciones cuyo objetivo debería ser alcanzar las mayores cotas de bienestar, progreso y justicia social para los ciudadanos. Pero, a este paso, tendré que poner en marcha un plan de apostasía.

Los partidos hace mucho tiempo que se olvidaron del lema jacobino acuñado durante la revolución francesa y universalizado de ‘todo por el pueblo y para el pueblo’ al que después, con los años, Abraham Lincol sumó ‘con el pueblo’.  Ahora el pueblo es sólo una referencia en sus discursos.

Unos se convirtieron en políticos porque se autoproclamaron gente del pueblo capaces de transformar un país corrupto de inmorales tratando así de demostrar una supuesta superioridad ética a prueba de bomba. Hasta que decidieron irse a vivir a un pueblo en una casa de ricos, esos que siempre han vivido lejos del pueblo y sus miserias.

Otros se invisten de obreros del pueblo, aunque hace mucho tiempo que se olvidaron de los trabajadores para defender una tesis política que podríamos calificar del “yoismo”. Es decir, yo tengo que ser presidente del gobierno como sea y sin que me elija el pueblo.

Un pueblo está compuesto de ciudadanos libres e iguales, premisas con las que saltó al ruedo político un partido por nombre Ciudadanos que muy pronto se ha olvidado del pueblo para obtener réditos en forma de poder en una maniobra de carroñerismo populista sin precedentes. Para estos, el pueblo debe ser un lugar donde pasar vacaciones y fines de semana.

Uno de esos partidos se autodenomina popular, término que según la Real Academia de la Lengua significa ‘Perteneciente o relativo al pueblo’ ‘Que es peculiar del pueblo o procede de él’ o, entre otras acepciones ‘Perteneciente o relativo a la parte menos favorecida del pueblo’. Muy populares en su nombre, pero muy alejados del pueblo en su apellido.

Y si los partidos están cada día más alejados de los ciudadanos, ahora una moción de censura de difícil justificación, entre otras cosas, porque no he oído ni leído ninguna propuesta para mejorar el bienestar de la ciudadanía. Se trata de un quítate tu para ponerme yo. ¿Y dónde se ha quedado el pueblo?