Los populares alertan que los presupuestos no reactivan a Cádiz

A su juicio «invertir un 30 por ciento menos que en 2014 cuando la actividad económica ha bajado un 15 es tirar la toalla«

El GMPP (Grupo Municipal del Partido Popular) ha valorado negativamente los Presupuestos Municipales de 2018 abordados en la Comisión Informativa de Presidencia porque, según el concejal José Blas Fernández, renuncian a que el Ayuntamiento retome el papel de motor económico de la ciudad: «invertir un 30 por ciento menos que en 2014, cuando la actividad económica ha bajado un 15 por ciento es tirar la toalla. Estas cuentas ni enmiendan los tres años de falta de mantenimiento y servicios ni reactivan una ciudad que pierde actividad empresarial y cada vez se hunde más».

José Blas Fernández

Fernández apuntó que la inversión de este 2018 es de 3,6 millones de euros, frente a los 5,4 millones de 2014, presupuesto en vigor y último que aprobó y ejecutó el Partido Popular, lo que supone un descenso del 30 por ciento. Esta bajada en la inversión «a pesar de que en estos cuatro años el resto de España ha dado muestras evidentes de recuperación económica, se produce cuando hemos podido constatar que la actividad económica ha bajado un 15 por ciento en estos últimos años», apuntó el edil en referencia a que la recaudación por el Impuesto de Actividad Económica ha bajado de 5,58 millones en 2014 al 4,74 previsto para 2018.

Los populares han lamentado también que el Equipo de Gobierno siga dando muestras evidentes de «el desastre de gestión en el área económica al que ya nos tienen acostumbrado. Llevan tres años sin aprobar un presupuesto válido, el pleno les tumbó la Cuenta General de 2016, y en éste comenzamos con las mismas incertidumbres porque ya hoy, antes de llevarlo a comisión informativa, presentan un enmienda a sus propias cuentas realizando una modificación de crédito».

Fernández también indicó que el alcalde aún no se ha enterado de por qué el TSJA declaró ilegales los presupuestos que aprobaron en 2016: «se los tumbaron porque estaban inflados y bien inflados, los de 2014 eran tan reales como la Avenida de Huelva, el Yacimiento Gadir, la estación de bombeo de Varadero, el Centro de Artes Escénicas de Arbolí, las bóvedas de San Roque, las bandas de rodadura del Campo del Sur y Alameda, el adecentamiento y apertura de los jardines de los depósitos de Tabaco, el reasfaltado de Juan Carlos I, o el inicio de obras para las viviendas de la antigua Comandancia, todo ello en 2014 –no en los 20 años que tanto nombra el alcalde- con mayor crisis económica que ahora y menos aportaciones estatales y autonómicas».