El Virgen Macarena alcanza un 95% de curación en pacientes con Hepatitis C

La Unidad de Hepatología del hospital hispalense ha tratado de forma directa a más de 1.100 pacientes, la mayoría de los cuales se han curado de la infección

La Unidad de Hepatología del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, dirigida por el doctor Ángel Caunedo, está llevando a cabo un Plan Integral para la eliminación de la infección por el Virus de la Hepatitis C, con el que se ha alcanzado hasta este momento un 95% de tasa de curación entre los pacientes que lo han finalizado.

Con este plan se pretende alcanzar el objetivo marcado por la Organización Mundial de la Salud(OMS) de eliminar las hepatitis víricas en el año 2030, siendo necesario para ello diagnosticar al 90% de los pacientes infectados.

Con el fin de conseguir estos objetivos en el área sanitaria Virgen Macarena, en la Unidad de Hepatología se han llevado a cabo varios proyectos en este último año.

Entre ellos, la identificación de pacientes infectados que no habían sido atendidos en las consultas correspondientes, y por tanto, no habían podido acceder al tratamiento de la Hepatitis C.

A esto se ha sumado un plan de ‘Formación de Médicos de Atención Primaria de Centros de Salud’ en el ámbito del área sanitaria Virgen Macarena, con el objetivo de informar sobre las novedades en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad, la formación de médicos de Centros de Tratamiento de Adicciones (CTA), y la de médicos residentes en Medicina Familiar y Comunitaria.

En esta línea preparatoria se ha creado igualmente una consulta monográfica de hepatitis, estableciéndose un circuito de derivación directo por vía telemática, a lo que se han añadido diversas actuaciones en albergues municipales, con el fin de «facilitar el diagnóstico rápido por métodos no invasivos y la derivación directa».

Como resultado de estas medidas de intervención, aprobadas y supervisadas por el Comité de Ética del Hospital, se atendieron durante el pasado año más de 500 pacientes, para confirmar la presencia de una infección crónica por el VHC, de los que más de 200 necesitaron tratamiento.

«En más del 30% hemos detectado la presencia de fibrosis hepática avanzada y, por tanto, en riesgo de presentar complicaciones. La tasa de curación hasta este momento es del 95% de los que lo han finalizado», según ha desvelado la responsable de la Unidad de Hepatología, Isabel Carmona.

Además, ha añadido que «es fundamental integrar todos las estructuras implicadas en el diagnóstico de esta enfermedad que, en la mayor parte de las ocasiones, cursa de forma asintomática».

La hepatitis C es una enfermedad producida por un virus, que se transmite por vía parenteral –a través de la sangre–, y con menos probabilidad por vía sexual.

Hasta hace pocos años, el tratamiento de esta enfermedad era «muy poco eficaz» y con «gran cantidad de efectos adversos» que limitaban el número de pacientes que podían realizarlo y, por tanto, curarse de la enfermedad.

Sin embargo, desde finales de 2014 se autorizaron los primeros fármacos antivirales de acción directa, con los que se consiguen tasas de curación por encima del 95%, en un periodo de tratamiento muy corto, entre dos y tres meses, y con «prácticamente ausencia de efectos secundarios».

En concreto, y en la Unidad de Hepatología del Hospital Virgen Macarena, se llevan tratados con antivirales de acción directa más de 1.100 pacientes con hepatitis C, la mayoría de los cuales se han curado de la infección y mejorado por tanto su pronóstico.

El Plan Integral para contribuir a la eliminación de la Hepatitis C en el área sanitaria ha sido coordinado por la especialista María Fernanda Guerra, y en él han participado todos los facultativos que forman la Unidad de Hepatología.