Iñaki Urdangarin, condenado por el caso Nóos, deja la cárcel de Brieva y cumplirá el resto de condena en un Centro de Inserción Social. La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior ha resuelto aplicar a Urdangarin el principio de flexibilidad del 100.2 a su clasificación en segundo grado; y tendrá como destino el Centro de Inserción Social de Alcalá de Henares.

Fuentes Penitenciarias apuntan que eso se traduce en: salidas a diario para trabajar y un fin de semana libre al mes. Además, en su plan de ejecución, se le propone que participe en el Programa de Delitos Económicos (PIDECO) que se está implantando desde Instituciones Penitenciarias.

Así, en lugar de los tres días a la semana que ahora acude al Hogar Don Orione, en Pozuelo de Alarcón, para hacer labores de voluntariado, lo hará cinco, de lunes a viernes.

Hay más, pues un fin de semana al mes podrá irse a su casa, según la resolución de Instituciones Penitenciarias que, no obstante, condiciona esta nueva situación a que Urdangarin se someta al programa de reinserción para condenados por delitos económicos. Fue a finales de noviembre cuando Prisiones implantó este proyecto, el primero a nivel mundial, del que podrán beneficiarse los más de 2.000 internos que cumplen condena en España por delitos económicos y que representan el 5% del total de la población reclusa.

Rechazo al tercer grado

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha dictado una resolución por la que rechazaba conceder el tercer grado penitenciario para Iñaki Urdangarín y rechazaba la posibilidad de que pueda salir de prisión un fin de semana al mes.

La Audiencia estima el recurso de apelación interpuesto por el Ministerio Fiscal contra el auto del pasado 13 de agosto del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Valladolid referente al marido de la infanta Cristina. El Tribunal ha dictado un auto que deja sin efecto la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, manteniendo el segundo grado penitenciario.

La Audiencia de Palma, para rechazar el tercer grado de Urdangarin, expone que «si bien cuenta con factores positivos, también constan como variables a considerar la alarma social, la comisión de un delito que exige un elevado grado de planificación, el tiempo de condena pendiente de cumplimiento y el no cumplimiento de la mitad de la condena».

La Audiencia de Palma, para rechazar el tercer grado de Urdangarin, expone que «si bien cuenta con factores positivos, también constan como variables a considerar la alarma social, la comisión de un delito que exige un elevado grado de planificación, el tiempo de condena pendiente de cumplimiento y el no cumplimiento de la mitad de la condena».

Aislamiento de la cárcel

Además, sobre el aislamiento que sufre en la cárcel, concluye que «esta única circunstancia no puede ser determinante» y que intentar compensar ese aislamiento con la aplicación del 100.2 es desacertado. «No nos consta que dicha situación provoque al interno una afectación psicológica que deba compensarse«, asegura.

Por otra parte, la Sección Primera ha dictado una segunda resolución en la que estima el recurso de apelación interpuesto por la Fiscalía contra el auto de 3 de septiembre dictado por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Valladolid sobre la clasificación de grado de Iñaki Urdangarin.

Precisamente, su abogado en el caso Nóos, Mario Pascual, defendió la posibilidad de que le concedieran el tercer grado, como ya tienen Jaume Matas y Diego Torres. Así lo manifestó en una entrevista en ‘Europa Press’, en la que apuntó que «otras personas en igualdad de circunstancias y de trato lo tienen desde hace meses», algo que «es difícil de entender e incluso de aceptar».