Tras jugar los 90 minutos contra el Newcastle en el Boxing Day, Kevin de Bruyne ha recibido como una gran noticia la suspensión del partido ante el Everton de este pasado lunes. El belga ya se ha perdido unos cuantos de partidos por cansancio esta temporada, y es de los jugadores que más se ha quejado por la falta de descanso y de pretemporada en esta campaña.

Después de suspenderse el partido ante el Everton por el brote de Coronavirus surgido en el equipo ‘citizen’, Guardiola podrá contar al 100% con Kevin de Bruyne, que tenía pensado descansar ante los ‘toffes’ para mantenerlo en las mejores condiciones para el transcendental partido en Stamford Bridge. Pese a estos descansos, Guardiola tiene claro quien es la brújula que da sentido al fútbol del Manchester City.

«Lo necesitamos», dijo Guardiola. «Kevin es una de las mayores estrellas del mundo ahora mismo. Es un jugador excepcional y sé lo importante que es para nosotros. A veces, como en el partido contra el Arsenal, no viajó. Prefiero que esté en forma para la Premier League, especialmente ahora que la Champions League ha terminado, y que se concentre en la Premier League. Otras competiciones son importantes pero no queremos estar tan lejos de la cima de la Premier League», comento Pep en alusión a la carga de partidos en las piernas de Kevin de Bruyne.

¿Jugará ante el Chelsea De Bruyne?

Todo a punta a que Kevin de Bruyne no piensa perderse el partido ante su ex equipo, el Chelsea. Ambos equipos se encuentran empatados a puntos en la Premier League, lo que da una trascendencia aun mayor a un partido que pretende dar más emoción si cabe a un campeonato que tiene a los 10 primeros clasificados en un pañuelo de 9 puntos.

Kevin de Bruyne y Pep Guardiola
Manchester City Manager Pep Guardiola and Kevin De Bruyne of Manchester City after the English Premier League match at Etihad Stadium, Manchester. Picture date: January 2nd, 2017. Photo credit should read: Lynne Cameron/Sportimage via PA Images

Por lo tanto, Pep Guardiola no tiene la intención de reservar nada en un partido que podría suponer un antes y un después en su lucha por el título. De lograr la victoria, se pondrían con 29 puntos a tan solo tres del líder, el Liverpool de Jürgen Klopp. Después del partido contra el Chelsea, el City tiene un descanso de dos partidos de la liga en los que disputará la semifinal de la Carabao Cup ante Manchester United y el partido de desempate en casa de la Copa de la FA contra el Birmingham.

Hasta entonces, Guardiola está centrado en la Premier League, donde insistió en que el City está avanzando en la dirección correcta. «Tenemos un partido (en mano) contra la sorpresa de la competición – el Aston Villa lo está haciendo increíble. Será un partido increíblemente duro contra ellos, pero en la forma en que vamos a jugar, vamos a encontrar nuestro ritmo y estar cerca de la cabeza de la liga», explicó el técnico catalán en rueda de prensa.

Kevin de Bruyne volverá a enfrentarse a su ex equipo

El primer partido de 2021 para el Manchester City traerá el reencuentro entre Kevin de Bruyne y su ex equipo, el Chelsea. En sus comienzos, y con solo 21 años, el futbolista dio muestras de su potencial en una de las ligas más importantes ligas del fútbol europeo, como es la Bundesliga.

Solo un curso duró en Alemania, pues el Chelsea se lanzó a por su fichaje, con la esperanza de que Kevin de Bruyne se convirtiera en un futbolista importante en Stamford Bridge. Sin embargo, Mourinho, que por entonces era el entrenador del conjunto londinense, no contó para nada con el belga.

José Mourinho y Kevin de Bruyne
José Mourinho y Kevin de Bruyne

Primero fue cedido al Wolfsburgo alemán y posteriormente fue vendido a este mismo equipo por una cantidad irrisoria de 20 millones de euros. Y decimos irrisoria teniendo en cuenta la cantidad de millones que se pagan habitualmente por cualquier futbolista. Por lo tanto, su periplo en el equipo londinense no fue para nada el esperado, siendo despreciado por su entrenador que no consideró que tuviese el potencial suficiente como para poder llegar a la cima del fútbol europeo, justo donde ahora se encuentra ahora el belga.