La Protectora de Animales Galgos del Sur ha rescatado a 24 perros, en su mayoría galgos y podencos utilizados para la caza, que vivían en «condiciones higiénico-sanitarias deplorables, de extrema insalubridad. Y además sin los cuidados mínimos necesarios» en una finca ubicada en la localidad cordobesa de Cabra.

Así lo ha indicado en una nota la protectora que ha resaltado que, en su lucha contra el abandono y maltrato de los perros utilizados para la caza. Y tras un aviso de SOS Ayuda Animal Cabra, realizó una inspección en una finca egabrense donde mantenían en «condiciones terribles a 29 perros utilizados para la caza, en su mayoría galgos».

Los miembros de la protectora encontraron un «escenario espantoso», donde los galgos y podencos estaban «atados con cadenas a olivos, en estado de extrema delgadez, sin acceso a agua en muchos casos y sin comida»; mientras que otros ejemplares se encontraban «encerrados en un cercado donde el hedor era insoportable. Además con grandes cantidades de basura, pellejos de animales muertos y multitud de heces«.

Cráneos y huesos de perros

Igualmente, «en la finca encontraron cráneos y huesos de perros, incluido el cadáver de un perro en descomposición», indica Galgos del Sur. Agrega que los animales vivos «estaban desnutridos y deshidratados con diferentes patologías».

En este sentido, desde la protectora han afirmado que muchos de ellos «estaban caquéxicos; entre un 20 y 30 por ciento por debajo del peso vivo para su raza y complexión, tenían heridas infectadas, fracturas, lesiones en la piel compatibles con enfermedades parasitarias crónicas, dermatitis y piodermas». Además, «había perros con fiebre y palidez en las mucosas«. El estado de salud general de los perros era «penoso», motivo por el que tres, que estaban «muy graves, fueron ingresados de urgencia en el Hospital Veterinario de Córdoba».

Galgos del Sur, «ante la extrema situación de maltrato de los animales, se puso en contacto con la Policía Local de Cabra. Ante el conocimiento de los hechos acudió con rapidez en el lugar, personándose posteriormente también la Guardia Civil».

Recipientes de agua y comida

Tal y como ha expresado la asociación, la Policía Local de Cabra «se puso en contacto con la Protectora de Animales Acógenos de la misma localidad. Acudió al lugar de los hechos con recipientes con agua y comida. Y además acompañados con la veterinaria de la protectora». Todo para prestar su «importante colaboración para atender y retirar a los perros».

En este contexto y «ante la penosa situación de los animales», se decomisaron a 24 perros; 21 de los cuales están al cuidado de Galgos del Sur y tres al de Acógenos. Además, la Policía Local de Cabra «abrió diligencias e inicio una investigación para identificar a los culpables por un presunto delito de maltrato animal».

Desde Galgos del Sur han mostrado su agradecimientos a la protectoras de animales Acógenos y SOS Ayuda Animal Cabra; así como a la Policía Local egabrense y a la Guardia Civil por colaborar en salvar a estos perros en «extrema necesidad». Para concluir, la asociación ha lamentado «la inacción y absoluta dejadez del Gobierno central. Y la de los gobiernos autonómicos para luchar contra la situación de maltrato que viven miles de perros de caza, amparando a cazadores, rehaleros y galgueros».

Precedente en Madrid

Hay que recordar que a principios de año Agentes de la Policía Nacional detenía a cinco personas y han rescatado a 270 perros que se encontraban en dos criaderos ilegales ubicados en las localidades madrileñas de Meco y Arganda del Rey. Hay cinco personas detenidas, entre ellas dos veterinarios, que presuntamente conformaban una de los principales distribuidores de perros a nivel europeo.

Las investigaciones se iniciaron a comienzos del pasado año. Todo tras una denuncia en la que se identificaba un criadero ilegal de chihuahuas en un chalé ubicado en la localidad madrileña de Meco. Según se indicaba, los animales eran distribuidos por toda la geografía española previo anuncio y contacto a través de una página web.