La Guardia Civil de Aznalcóllar (Sevilla) ha detenido a una persona e investiga a otras dos por el supuesto cultivo de marihuana en la localidad.

En el marco del plan contra la venta y el consumo de drogas en la vía pública, los agentes detectaron un aumento significativo del consumo de derivados de cannabis. Esto provocó una «alarma social motivada por numerosas quejas de forma anónima por los vecinos», según detalla en un comunicado.

La investigación se inició el pasado mes de agosto cuando se localizó una plantación en el interior de una casa ‘okupa’ ilegalmente, localizada en las proximidades del Centro Médico de la localidad. Una vivienda habitada en la que, tras realizar las oportunas gestiones, se llevó a cabo una entrada y registro.

Durante el mismo se localizó en el patio interior de la casa ‘okupa‘, una plantación con una decena de ejemplares de Cannabis sativa, «llegando a alcanzar en su mayoría, los dos metros y medio de altura». También se encontraron fertilizantes y demás materiales necesarios para el cultivo y elaboración de la droga.

La totalidad de las plantas intervenidas «que se encontraban ya en su punto álgido de floración, debido a su gran volumen y peso», se encontraban sujetas por medio de un entramado metálico y a punto para su recolección. La droga aprehendida alcanza un peso bruto aproximado de 50 kilos.

La Guardia Civil ha detenido a la persona como presunta autora de un delito contra la salud pública por cultivo y elaboración de droga. Las diligencias están puestas a disposición del Juzgado de Guardia de Sanlúcar la Mayor.

Otro cultivo de marihuana en la provincia

La Guardia Civil detuvo a un individuo por usurpar, supuestamente, una finca de Cantillana (Sevilla) donde, «utilizando el entramado existente para riego de frutales», habría plantado marihuana «de forma dispersa» entre las hileras de naranjos.

Los agentes, tras un aviso, se encontraban realizando la inspección de la zona cuando el presunto autor del hecho se presentó en el lugar. «Sin percatarse de la presencia de los mismos, recriminó a un operario su cercanía a la citada plantación», a la vez que «lo amenazó para que no se entrometiera en sus asuntos», destaca la Guardia Civil en un comunicado.

Como consecuencia de ello, se le identificó y detuvo como como supuesto autor de un delito contra la salud pública. Posteriormente fue puesto a disposición judicial en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Lora del Río.

Los agentes, tras realizar un registro minucioso en la finca, hallaron 14 plantas de marihuana que tenían un peso bruto superior a los 77 kilos.