El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha alertado de que muchos pacientes con coroanvirus Covid-19, hayan o no estado hospitalizados, pueden experimentar efectos graves a largo plazo.

Y es que, aunque no se sabe cuántas personas que han superado el coronavirus siguen experimentando efectos graves de la enfermedad, Tedros ha recordado que muchas personas padecen complicaciones «persistentes» por el Covid-19 a largo plazo.

«Es realmente preocupante el amplio espectro de síntomas que fluctúan con el tiempo. A menudo se superponen y pueden afectar cualquier sistema en el cuerpo«, ha dicho el director general de la Organización Mundial de la Salud. Asimismo, asegura que estos síntomas van desde la fatiga; a la tos o dificultad para respirar; hasta inflamación y lesión de los principales órganos, incluidos los pulmones y el corazón, e incluso efectos neurológicos y psicológicos.

Por ello, y tras escuchar el testimonio de varias personas que superaron el coronavirus Covid-19 pero que padecen secuelas importantes por el virus, Tedros ha pedido a los gobiernos de todo el mundo que sean conscientes de que el Covid-19 puede tener efectos graves a largo plazo. Por ello, ha pedido que garanticen el acceso a la salud a todos los pacientes, incluyendo los servicios de Atención Primaria; especializada; y rehabilitación.

«Este virus plantea un riesgo importante. Y estas personas necesitan una atención a largo plazo para recuperarse completamente. Esto evidencia que la inmunidad de grupo no es eficaz. Además, provocaría un número muy importante de personas que tendría que enfrentarse a una larga recuperación«, ha apostillado.

Una ‘caja’ diseñada en España podría acabar con el Coronavirus

Una ‘caja’ diseñada en España podría acabar con el Coronavirus. Tras la comprobación de que los aerosoles están detrás de la mayoría de contagios por Coronavirus y de que la ventilación es una de las prácticas más recomendadas para luchar contra su propagación, un nuevo dispositivo podría acelerar la consecución de este objetivo.

Se trata de una ‘caja’ diseñada por la empresa española Cedrión con el apoyo de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M). Es un sistema de desinfección del aire; pero también aplicable a materiales, que podría ser capaz de neutralizar el SARS-CoV-2 en una estancia de tamaño medio (entre 30 y 35 metros cuadrados) en poco más de diez minutos.

Para funcionar utiliza plasma frío atmosférico, que desinfecta los espacios y superficies e «inactiva casi en su totalidad los virus y bacterias que circulan por el aire», cuenta la universidad en un comunicado.

Los voluntarios que prueban la vacuna rusa no contraen Coronavirus

Ninguno de los primeros voluntarios que probaron la vacuna rusa Sputnik V contrajo la infección provocada por el nuevo Coronavirus o ha tenido quejas de salud. Así lo ha afirmado Alexánder Guíntsburg, director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, en un comentario para RIA Novosti.

«Oficialmente no están siendo monitoreados, pero están en contacto. Que yo sepa, ninguno de ellos ni siquiera se resfrió, ni se enfermó», ha señalado Guíntsburg.

Los primeros ensayos clínicos de Sputnik V comenzaron el 18 de junio. Contaron con participación de 38 personas que fueron dadas de alta el 15 y el 20 de julio. Algunos de ellos presentaban reacciones posvacunales durante las primeras horas después de la inyección; como un ligero aumento de la temperatura y dolores de cabeza; entre otras, que desaparecieron por sí solas durante el día. Los científicos afirmaron que todos desarrollaron inmunidad contra el Coronavirus.

Tecnología de adenovirus

La vacuna utiliza la tecnología de adenovirus humano de dos vectores y fue registrada en Rusia el 11 de agosto. El registro temprano permitió suministrarla a personas de los grupos de alto riesgo en medio de la pandemia. Y el 25 de agosto se supo que las autoridades sanitarias dieron luz verde para realizar las pruebas posteriores al registro de Sputnik V y pasar a la fase 3 de los ensayos, con 40.000 participantes.

Los resultados de la investigación de la vacuna fueron publicados en la revista The Lancet a principios de septiembre. En la publicación se afirma que el 100 % de los participantes desarrolló una respuesta inmunitaria humoral y celular estable durante las dos fases de los ensayos. Y que el nivel de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en voluntarios vacunados fue de 1,4 a 1,5 veces más alto que el nivel de anticuerpos en los pacientes que se habían recuperado de Coronavirus.