Proponen al Ayuntamiento de Málaga que declaren la emergencia climática

Desde Adelante Málaga aseguran que «no hay tiempo que perder»

Adelante Málaga, la confluencia de Podemos e Izquierda Unida, trasladará al próximo pleno municipal una moción en la que se propone que el Ayuntamiento declare la emergencia climática y ecológica en la ciudad de Málaga.

La concejala de Adelante Málaga Paqui Macias ha afirmado que «tenemos que pasar de los gestos y declaraciones a las políticas concretas, no hay más tiempo que perder». Por ello, desde la formación se propondrá al conjunto de partidos políticos que adquiera el carácter de moción institucional, tal y como ocurrió recientemente en la Diputación provincial, para con ello transmitir «un mensaje de unidad frente a los desafíos ambientales y ecológicos que tenemos por delante».

En concreto, en la moción presentada se recogen datos basados tanto en informes del propio Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU) como en trabajos realizados en ámbitos académicos o por parte de organizaciones ecologistas. Todos los informes coinciden en la ciudad de Málaga es especialmente vulnerable frente a los efectos del cambio climático y urgen a las administraciones públicas a tomar medidas concretas cuanto antes para revertir la situación.

Entre dichos datos, se alerta que entre 1973 y 2017 la temperatura media de Málaga ha aumentado dos grados y, de continuar esta tendencia, podría aumentar hasta 2,6 y 3,5 en 2030 y 2050 respectivamente.

A su vez, en la iniciativa se incide en la creciente presión sobre los recursos hídricos del actual modelo de desarrollo sumado a cambios en las precipitaciones y una gestión deficiente pueden alterar la calidad y cantidad de agua en nuestra ciudad. En materia de zonas verdes, la ciudad tiene un ratio de 7,67 metros cuadrados por habitante, muy lejos de los 10,4 o los 15 recomendados por la LOUA y la Unión Europea.

El aumento de las temperaturas y la contaminación por aguas residuales, según la moción, está a su vez degradando la calidad del agua y los ecosistemas del Mar de Alborán, provocando la proliferación especies invasoras y otras, como las medusas, y agrava la ya de por si deteriorada presencia de especies como el boquerón, la sardina, el salmonete o la coquina.

Las emisiones de C02 han aumentado un 46 por ciento entre 2002 y 2017. El 30, cinco por ciento de las mismas se deben al transporte privado y comercial y un 48 por ciento responden a la cementera, la central de ciclo combinado, el aeropuerto y, cada vez más, el puerto de Málaga, donde la llegada masiva de cruceros –296 en 2018– está generando importantes impactos medioambientales.

Asimismo, han explicado que entre los acuerdos contemplados en la moción, se propone realizar campañas informativas, instar al Consejo Sectorial de Desarrollo Sostenible a elaborar junto a expertos un Plan de Emergencia Climática, impulsar el consumo de energías 100 por ciento renovables en los edificios municipales, y la inclusión de cláusulas medioambientales en los pliegos de contratación del Ayuntamiento.

El portavoz de Adelante Málaga, Eduardo Zorrilla, ha asegurado que «los efectos del cambio climático afectarán de lleno en la calidad de vida y la economía de la ciudad de Málaga. Existen numerosas propuestas para revertir la situación, sólo falta voluntad política», por lo que ha hecho un llamamiento confiando en que «la gravedad de la situación debería propiciar un acuerdo más allá de cualquier interés partidista».