Denuncian el estado de abandona de la Piscina Municipal Manuel Mestre 

Usuarias reclaman su derecho a usar una instalación pública y denuncian que han visto cortados tratamientos de rehabilitación

El 30 de abril cerró sus puertas la Piscina Municipal Manuel Mestre, en la zona sur de Jerez, y según ha denunciando el PP «desde entonces nada ha hecho el PSOE de Mamen Sánchez para que las puertas de este equipamiento deportivo público vuelvan a abrir».

Una situación de abandono de los vecinos de la zona sur que ha denunciado el concejal popular Rafael Mateos junto a varias de las usuarias afectadas por este cierre. Mateos ha denunciado los perjuicios que esta «negligente actitud del Gobierno socialista» está causando en los derechos de los deportistas y de los usuarios que tenía la Piscina Municipal Manuel Mestre, muchos de ellos mayores que incluso han visto paralizados sus tratamientos de rehabilitación.

El edil popular ha lamentado que desde el PSOE de Mamen Sánchez «no se haya querido en ningún momento tener voluntad de solucionar este problema que ya fue advertido por la empresa concesionaria el pasado 30 de marzo, concesionaria que a pesar de las múltiples deficiencias del equipamiento no encontró en el PSOE de Mamen Sánchez solución ni alternativa ni respuesta alguna».

Más de 800 usuarios que llevan ya 6 meses sin poder acudir a unas instalaciones municipales cerradas a cal y canto, con visible estado de deterioro y que no han sido aún víctimas del vandalismo porque desde la empresa concesionaria se encargan de la vigilancia del mismo.

“Es vergonzoso que el Ayuntamiento no permita a los jerezanos, a los vecinos de la zona sur y a los usuarios poder acudir a una piscina municipal tras 6 meses sin que se haya avanzado en nada”, afirma Mateos.

Los usuarios, por su parte, han denunciado que muchos de ellos están viendo perjudicada su salud por este cierre al no poder realizar los ejercicios de rehabilitación o la gimnasia de mantenimiento, viéndose obligados algunos a desplazarse a otras zonas de Jerez para poder recibir la rehabilitación prescrita por el médico.