El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha apostado por replicar en toda Andalucía planes para mejorar la conexión por carreteras entre municipios. Salado aboga por seguir el caso del Plan Vía-ble de la institución provincial, que contempla 50 millones de euros en inversiones plurianuales para un total de 42 actuaciones.

Ese ha sido uno de sus principales argumentos para abordar el reto demográfico en Andalucía. Una iniciativa que Salado ha celebrado «ya que la lucha contra la despoblación debe ser un reto global».

Así, ha explicado que una vez hecho el diagnóstico de las zonas de la provincia de Málaga, «el denominador común ha sido la dificultad de acceso por carretera y las malas conexiones entre pueblos».

Lo que se está llevando a cabo a través del Plan Vía-ble es el estudio de pequeñas conexiones que no alteren el entorno natural. y que, sin embargo, supongan un salto cualitativo en cuanto a la movilidad entre estos municipios con cada vez menos vecinos.

Los ejemplos de Salado

Salado ha puesto como ejemplo el caso de Pujerra, con 294 habitantes, y Jubrique, con 559 vecinos; dos pueblos que en línea recta se encuentran a ocho kilómetros de distancia pero cuya conexión por carretera es de una hora y 27 minutos. «Con la ruta alternativa que planteamos, arreglando y acondicionando el carril de los Anadillos, se tardaría 57 minutos, media hora menos», ha explicado.

Otro ejemplo similar se da en la entrada a Málaga por la autovía de Las Pedrizas. Desde allí  se tarda actualmente 79 minutos en llegar a El Chorro y al Caminito del Rey. «Ahora mismo hay que recorrer 85 kilómetros por cuatro carreteras; pero arreglando el camino del Puerto de El Barco, se tardaría 49 minutos», ha precisado.

No obstante, Salado ha advertido de que para estas actuaciones, «será imprescindible la colaboración administrativa del resto de administraciones, especialmente de Medio Ambiente y Agricultura».