A partir de este miércoles 30 de septiembre, todos los jóvenes, inmigrantes, tendrán acceso a un permiso de residencia y de trabajo durante dos años, renovables por otros dos.

En el mes de abril, el Ministerio de Agricultura adoptó medidas urgentes en materia de empleo agrario.

En este sentido, el Ministerio de Inclusión aportó al Real Decreto dos supuestos. El primero de ellos permitía acogerse a esta medida a inmigrantes en situación regular, cuyo permiso de trabajo fuera a concluir antes del pasado 30 junio. El segundo de los supuestos afectaba a jóvenes nacionales de terceros países entre los 18 y los 21 años que se encontrasen en situación regular.

La inclusión de los inmigrantes

El objetivo es «aportar seguridad jurídica a todos estos jóvenes que con su labor están contribuyendo al sostenimiento de un sector esencial«. La inclusión social de estas personas se está viendo impulsada con esta primera oportunidad laboral».

Por ello, tras la finalización de la vigencia de dicha norma, estos jóvenes accederán a una autorización de residencia y trabajo, válida en todo el territorio nacional. No tendrá por tanto ni límites geográficos o de actividad.

Esta medida alcanza a aquellos jóvenes extranjeros que han sido contratados en el sector agrario. Si bien, podrán solicitar esta misma autorización de residencia y trabajo aquellos jóvenes que hayan cumplido 22 años.

Los jóvenes extranjeros de entre 18 y 21 años que se incorporaron al trabajo en el campo desde el inicio del estado de alarma, ante la falta de mano de obra necesaria para recolectar la cosecha. Después de esto, se verán recompensados.