Educación ha dejado en manos de las comunidades autónomas que los estudiantes pasen de curso sin límite de asignaturas suspensas. Una medida adoptada, según el Ministerio,  por la excepcionalidad provocada por la pandemia del Coronavirus.

El documento recoge modificaciones a la hora de establecer los criterios de evaluación y promoción en educación primaria, secundaria y bachillerato.

Con respecto a la evaluación, Educación señala que «las Administraciones podrán autorizar la modificación de los criterios de evaluación previstos para cada curso».

En segundo lugar, establece que los centros, de acuerdo con lo regulado por la comunidad autónoma, podrán modificar los criterios de promoción de los estudiantes. «Los centros docentes podrán modificar, de manera excepcional, los criterios de promoción en todos los cursos de educación primaria, y de educación secundaria obligatoria». El caso de la promoción de primero a segundo de bachillerato también se tendrá en cuenta.

La evaluación global del estudiante es lo que se valorará y no el número de materias suspensas: «La repetición se considerará una medida de carácter excepcional que se adoptará, en todo caso, en función de la evolución académica del estudiante».

Según la actual Ley de Educación, los alumnos tendrán que repetir curso si hubieran obtenido suspenso en tres o más asignaturas. También, existía el caso de repetir curso si las materias con calificación negativa fuesen ‘Lengua’ y ‘Matemáticas’ de forma simultánea.

Crítica de los sindicatos

Desde el sindicato STES consideran que esta medida es «enormemente polémica». Si bien entiende que puede haber «un consenso general» a la hora de admitir que con motivo de la pandemia se flexibilicen los criterios que tienen que ver con la evaluación y la promoción».

«Lo único que genera es una gran confusión normativa y una inseguridad jurídica enorme en un terreno tan sensible como es éste», aseguran a Europa Press desde STES.

Por su parte, CSIF exige que se concrete el número de materias suspensas para poder pasar de curso, tal y como se ha venido estableciendo en las leyes educativas, y que no se deje a criterio de cada centro, ya que esto «provocará desigualdades, como ya sucedió el pasado junio», según declara a Europa Press el responsable de educación de CSIF, Mario Gutiérrez, que tampoco está de acuerdo en que se pueda pasar a segundo de bachillerato con asignaturas sin aprobar.