El Gobierno ha decidido suspender las reglas fiscales para todas las administraciones para este año y 2021. La Comisión Europea ha confirmado que se extiende para el próximo año al no estar sometidos a los objetivos de déficit, deuda y gasto público.

Así lo ha manifestado la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en una rueda de prensa celebrada en el Congreso.

Montero ha asegurado que el Gobierno hará efectivo esta suspensión cuando el Gobierno apruebe el ‘techo de gasto’ a sus nuevos Presupuestos Generales.

Esta decisión implica también que los ayuntamientos podrán hacer uso, tanto este año como el siguiente y «sin límite«, de sus remanentes de tesorería. Estos remanentes estaban bloqueados por la aplicación de la regla de gasto y de los límites de déficit y deuda durante estos años.

La titular de Hacienda ha justificado esta decisión para facilitar a todas las administraciones la «capacidad de poner la totalidad de los recursos al servicios de los ciudadanos».

Sin ataduras de déficit

La suspensión de las reglas fiscales implica que las comunidades y los ayuntamientos no estarán sujetos a unos objetivos de déficit, gasto y de deuda. Aun así, si lo harán «teniendo en cuenta las tasas de referencia» que presentará el Gobierno a las comunidades.

En este sentido, la ministra  ha señalado que informará de esta referencia a las comunidades autónomas el próximo lunes. En esta reunión también debatirá la vía con la que el Gobierno buscará que estas administraciones «no tengan que hacer ningún tipo de política de ajuste».

Así, ha asegurado que las comunidades «podrán contar con recursos homologables» a los recibidos en 2020, ya bien sea a través de las entregas a cuenta o del fondo puesto a disposición para hacer frente a los efectos de la crisis provocada por la pandemia de Covid-19.

Respecto al endeudamiento de las comunidades, Montero ha explicado que aquellas administraciones que puedan salir a los mercados contarán con la respectiva autorización «en esas tasas de referencia» que marcarán las previsiones de déficit y que, para el resto, contará con las líneas de liquidez del FLA.