En Ubrique, durante los días 25, 26 y 27 de septiembre de 2020, ha tenido lugar el XXI Encuentro a Andaluz de Escuelas de Taurinas, organizado por la Asociación Andaluza de Escuelas Taurinas “Pedro Romero”.

Ha constado de cuatro festejos en clase práctica y ha reunido a los mejores alumnos de las escuelas taurinas de Andalucía. El encuentro se suele celebrar todos los años en septiembre, a modo de cierre de curso, y va rotando por las diversas plazas de la región; la mayoría de los participantes son novilleros sin caballos pero también se da entrada a becerristas que hayan destacado durante el curso.

El cuarto festejo taurino de esta edición ha sido transmitido por Canal Sur TV y ha reunido a los mejor clasificados en el Certamen de Novilladas sin Caballos que se ha celebrado a lo largo de los meses de julio y agosto; se han excluido a los alumnos invitados de las escuelas de Badajoz y Salamanca.

Novillada con lleno de aforo permitido

El viernes 25, tuvo lugar la primera novillada y la entrada registró el lleno del aforo permitido. Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Vicente Castaño, fundador de la escuela de Ubrique. Se lidiaron erales de ‘Toros de El Torero’, Espartaco, Apolinar Soriano y Martín Carrasco, bien presentados y de juego variado.

Escuelas Taurinas Ubrique
Paseíllo en Ubrique

El resultado artístico quedó así: Carlos Fernández (de la escuela de Córdoba), herido; Manuel Olivero (de la escuela de Lucena), oreja; Manuel Osuna (de la escuela de Écija), oreja; Javier López Peregrino (de la escuela de San Fernando) oreja; Mario Sánchez (de la escuela de Ubrique), dos orejas; Julio Alguiar (de la escuela de La Línea), oreja; Ángel Delgado (de la escuela de Úbeda), silencio tras aviso. Carlos Fernández fue intervenido en la enfermería de la plaza, bajo anestesia local, de una herida inciso-contusa en el pabellón auricular derecho con compromiso de cartílago. Se reconstruyeron todos los planos con unos veinticinco puntos aproximadamente. El pronóstico es Leve. La intervención corrió a cargo del doctor. Rafael Fuentes, cirujano jefe de la Enfermería de la plaza de Jaén.

Segunda novillada en Ubrique

El sábado 26, se celebró la segunda novillada, con una entrada de tres cuartos del aforo permitido. Al acabar el paseíllo se recordó el 36º aniversario del fallecimiento de Paquirri con un toque de oración. Se soltaron reses de El Rodeo, Sánchez de Alva, El Torero, Torrestrella, Sancho Dávila y Diego Curiel, bien presentados en su conjunto y de juego variado.

Escuelas Taurinas Ubrique
Alumnos de Escuelas Taurinas

La ficha artística quedó así: Diego Pérez (de la escuela de La Línea), ovación tras aviso. José Anaya (de la escuela de Granada), oreja; Antolín Jiménez (de la escuela de Motril), oreja; José Luis Gómez Cirugeda (de la escuela de Algeciras), oreja; Joselito de los Reyes (de la escuela La Gallosina), oreja; Juan José Jurado (becerrista de la escuela de Baeza), oreja; Pedro Herrera (becerrista de la escuela de Sevilla – Amate), dos orejas.

Tercera Novillada

El domingo 27, por la mañana, se desarrolló la tercera novillada y la entrada fue de casi lleno del aforo permitido. Se corrieron reses de Condesa de Sobral, Los Millares, Martín Lorca, El Torero y Chamaco, bien presentados en su conjunto y de juego variado.

Escuelas Taurinas Ubrique
Alumnos de la matinal

El de sexto, de El Torero, fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. El resultado artístico quedó así: Alfonso Alonso (de la escuela de Camas), oreja; Carlos Torreblanca (de la escuela de Atarfe), ovación; Alejandro Duarte (de la escuela de Campo de Gibraltar), oreja; Ernesto Lorenzo (de la escuela de Almería), oreja; Manuel Jesús Carrión (de la escuela de La Algaba), oreja; Diego Bastos (de la escuela de Sevilla), oreja tras aviso; Yeray González (becerrista de la escuela de Ubrique), dos orejas.

El domingo 27, por la tarde, fue la cuarta novillada, con una entrada de lleno del aforo permitido. Al final del paseíllo, la viuda y el hijo de Vicente Castaño, fundador de la escuela de Ubrique, recibieron unos recuerdos de manos de la alcaldesa de Ubrique, Isabel Gómez, y del viceconsejero de Presidencia e Interior, Antonio Sanz. Además, se contó con la presencia de la delegada de gobierno de la junta en Cádiz, Ana Mestre, y del primer teniente alcalde y diputado provincial, Manuel Ángel Chacón.

Se torearon reses de Los Millares, con volumen en general pero desiguales de presentación y de juego dispar; el tercero fue aplaudido en el arrastre. En atención a los participantes, vamos a incluir en la reseña artística algún detalle adicional.

Faenas con orejas

Ignacio Candelas (de la escuela de Ronda) brindó a Eduardo Ordóñez e hizo una faena con entrega pero con altibajos, ante un novillo sin fuerzas y luchando contra el viento; puso estocada entera en lo alto pero trasera y cortó una oreja. Joselito Sánchez (de la escuela de Osuna) brindó al público y le costó trabajo encontrar el ritmo con un novillo desagradable; con la espada dejó un marronazo y entera trasera algo atravesada, para cortar una oreja por cuenta del presidente.

Víctor Barroso (de la escuela La Gallosina-El Puerto de Santa María), brindó a Carlos Fernández que sufrió un percance el viernes y desarrolló una faena artística muy importante; puso una entera desprendida y cortó dos orejas.

Víctor Barroso
Víctor Barroso

El Moli de Ronda (de la escuela de Ronda), brindó a su profesor y, moviéndose con empaque, le sacó a un novillo sin fuerzas algo por el pitón izquierdo; mató de dos pinchazos y media, con lo que, tras oír un aviso, ganó una oreja. Germán Vidal El Melli (de la escuela de Sanlúcar de Barrameda) exhibió con madurez, tanto con el capote como con la muleta, técnica dominadora y dejó una entera algo trasera, mereciendo dos orejas. Marcos Linares (de la escuela de Jaén) brindó a su profesor y realizó una faena de más a menos, donde no faltó la ligazón; puso tres pinchazos y estocada entera y tendida, recibiendo una oreja. Todos los novilleros realizaron quites en los animales de los compañeros que les precedían en el cartel.

La Fiesta del Toro vivirá

Cerramos esta crónica fijándonos en la importancia de haber realizado este Encuentro de Escuelas en una temporada tan difícil como ésta del 2020, como símbolo de que ni la pandemia ni las contrariedades en general han podido con la fuerza de la tauromaquia. Las escuelas, por su parte, se han esforzado en dar la mayor normalidad posible a un curso que se presentaba con los augurios más negros y al final se ha solventado la papeleta. Por parte de las categorías profesionales también se están haciendo esfuerzos para que la continuidad de la Fiesta no sufra las interrupciones que se temían y que podrían perjudicarla en el futuro más incluso que en el presente; ahí está efectuándose una importante labor de la Fundación del Toro de Lidia.

Guarden para mejor ocasión sus aplausos los enemigos de la Fiesta que habían llegado a ver en el coronavirus el fin de la tauromaquia, fin, decían algunos, fijado no a largo o medio sino a corto plazo. Mientras haya un hombre que quiera enfrentarse a un toro bravo la Fiesta vivirá. Fin de crónica.