A prisión el patrón de una patera con 32 marroquíes rescatados en el Estrecho

La patera superaba con creces su capacidad, ya que este tipo de embarcación es apta para menos de diez personas

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 35 años de edad, como presunto autor de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, como patrón de la embarcación y organizador del viaje con el que pretendía introducir ilegalmente a 32 inmigrantes en territorio español y fueron rescatados por Salvamento Marítimo en el Estrecho. El titular del Juzgado de Instrucción número dos de Algeciras, ha decretado el ingreso en prisión sin fianza del detenido.

Según informa la Comisaría Provincial en una nota, los hechos se produjeron el pasado 22 de junio, sobre las 17,00 horas, cuando se puso en marcha un operativo de localización de una embarcación de madera a motor procedente de las costas marroquíes en la que viajaban 32 personas, todas ellas indocumentadas y de origen magrebí.

Llamó la atención de los investigadores desde el primer momento que del total de integrantes de la embarcación, seis de ellos eran menores. Por ello, y ante la posibilidad de que vinieran acompañados de un miembro de algunas de las organizaciones dedicada al tráfico de inmigrantes y la trata de seres humanos que operan en el norte de Marruecos, se llevaron a cabo gestiones encaminadas a identificar a los presuntos responsables de introducir clandestinamente a este contingente.

Según la Policía, a pesar de las dificultades que entrañaron las testificales, debido al miedo a delatar al autor que sentían los inmigrantes, se consiguió la identificación de A.K, varón de origen marroquí y de 35 años de edad, como el patrón de la embarcación y organizador del viaje con el que pretendía introducir ilegalmente a los inmigrantes en territorio español.

Pese a que las condiciones climatológicas no eran del todo desfavorable, sí que decidieron partir de Marruecos en plena noche, circunstancia peligrosa en caso que hubieran tenido algún tipo de avería y quedaran a la deriva, ya que resulta complicado las tareas de rastreo y localización por parte de las unidades de rescate.

Advertisement

Además, la Policía ha recordado que la patera superaba con creces su capacidad, ya que este tipo de embarcación es apta para menos de diez personas, por lo que «queda patente el desprecio de este tipo de organizaciones por la vida de los que van a atravesar el Estrecho en condiciones tan precarias, lo que se acentúa aún más en este caso, en el que seis de los integrantes eran menores».