Sevilla invertirá 8,7 millones en la recuperación económica de la ciudad

«Hay más necesidades en la ciudad de la capacidad económica que tenemos», reconoce Espadas , aunque «el Ayuntamiento va a seguir ayudando a todos los sectores»

El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado prácticamente de modo unánime una modificación presupuestaria de 8,7 millones de las cuentas actuales con el objetivo de poder hacer frente a las consecuencias que ha provocado la pandemia originada por el coronavirus y garantizar el escudo social en la población.

En su intervención, el alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, ha recordado que estas modificaciones provienen del acuerdo social alcanzado entre todos los partidos de la corporación, a excepción de Vox. «Fuimos vanguardia en España, el primer ayuntamiento que de verdad firmó un acuerdo de este tipo con un alcance claro y nítidamente dirigido a las personas que más lo necesitan, para que nadie quede atrás, pero esto es sólo el comienzo», recalca.

Concretamente, tres millones provienen del superávit, algo que se puede poner en uso tras conseguir reducir el periodo medio de pago a 29 días, y se destinará a financiar gastos del programa de garantía alimentaria para población vulnerable.

Este punto ha tenido un apoyo unánime y, como indica Espadas, se trata de un uso «de manera histórica» del 20 por ciento del superávit permitido por el Estado ante la situación actual y con el cual «la legislación que aprobó el PP», la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, conocida como la Ley Montoro, «con la que se obligaba a que el dinero fuera a amortizar deuda, ha comenzado a ser enterrada». «Ha pasado a mejor vida», sentencia.

Los otros 5,7 millones, que han contado con el respaldo de todos los grupos, salvo por la abstención de Vox, serán para programas de garantía alimentaria y gastos sociales (3,6 millones), gastos en seguridad del dispositivo (100.000 euros), para la adquisición de equipos de protección individual (EPI) y tratamientos de desinfección (1.128.591 euros) y una aportación extraordinaria a Tussam de un millón de euros, tras la importante reducción de ingresos que ha sufrido durante el estado de alarma.

Advertisement

Estos gastos se sufragan con los más de tres millones del superávit, casi medio millón del fondo de contingencia, así como con gastos de Capítulo 1 de personal bloqueados por la tasa de reposición cero, de donde viene la mayor parte. Además, para los gastos provocados por la Covid hay otro volumen que se ha ejecutado a través de modificaciones presupuestarias que no han requerido su paso por Pleno.

Espadas ha recordado que se está ante una emergencia social y que el 21 de junio terminó el estado de alarma, tras lo que «en nueve días nos estamos poniendo al día y pagando todo lo que se ha tramitado por la vía de la emergencia, además de movilizar recursos».

Ha destacado su defensa de lo público y espera un acuerdo para Tussam, que «no va a entrar en pérdidas porque esta corporación no lo va a permitir», a la par que se continúa con la «pelea para conseguir un fondo que compense esas pérdidas». «Hay más necesidades en la ciudad de la capacidad económica que tenemos», reconoce, aunque «el Ayuntamiento va a seguir ayudando a todos los sectores».

De su lado, el portavoz del PP, Beltrán Pérez, ha asegurado que el Ayuntamiento ha «abandonado» el intento de que el Gobierno central permita el uso de 12 millones de euros que, según la normativa impulsada por el popular Cristóbal Montoro tenían que emplearse en amortizar deudas.

«Son millones perdidos para la ingente tarea de recuperar la ciudad. ¿Dónde está el municipalismo que tanto defendían contra la Ley de Montoro?», se pregunta, tras recordar que la responsable actual de Hacienda, María Jesús Montero, «en dos años no la ha derogado».

Para Pérez, «el camino es haber hecho esto antes, hace meses, y que las organizaciones sociales no sean las que aguantes sobre sus espaldas las avalanchas, ni que pasen cuatro plenos sin medidas para combatir el Covid. El gran reto es el rescate de autónomos, comerciantes y miles de empresas. El camino es el contrario al que sigue el Ayuntamiento», concluye.

Al respecto, Espadas destaca que el Ayuntamiento es un «adalid» en la defensa del uso de ese superávit y deja claro que «no se ha dado por perdida ninguna parte del remanente».

«La legislación que aprobó el PP desde hoy ha pasado a mejor vida, con un gobierno socialista. El PP decidió que todo el remanente de los ayuntamientos fuera a amortizar deuda y hoy hemos decidido que empiece a destinarse a lo que necesitan los ayuntamientos», incide, esperando del PP una posición «coherente, responsable y leal». «Haga un poco más lo que hace el portavoz de Cs, Álvaro Pimentel, y le irá mejor en política», ha dicho Espadas a Pérez.

Pimentel, por su parte, ha apostado por destinar el cien por cien del superávit a la reactivación local y ha puesto en valor la reducción del pago medio a proveedores que permite el uso del superávit y una «inyección de liquidez» a empresas y autónomos de la ciudad, constituyendo «una de las medidas que puede ayudar a reactivar la economía», por lo que pide continuar con el esfuerzo.

«El presupuesto debe amoldarse a las circunstancias sobrevenidas, a los acuerdos adoptados y a los que se seguirán firmando por la reactivación de Sevilla. Desde el consenso es el único modo de que nadie se quede atrás», sentencia.