La nueva normalidad de Susana Díaz consiste en «amparar las corruptelas» del PSOE

«Susana Díaz calla y manda a uno de sus súbditos con unas instrucciones claras, decir que es una simple pataleta del PP», según Loles López

La secretaria general del PP-A, Loles López, ha acusado este martes a la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, de «amparar las viejas y nuevas corruptelas» de su partido.

En rueda de prensa, ha manifestado que Susana Díaz lleva a cabo una estrategia «desnortada, obsesiona con manchar el nombre de Andalucía, perjudicando a los andaluces».

López ha indicado que en esta nueva normalidad a la que todos nos tenemos que adaptar, «vemos con tristeza que Susana Díaz entiende la nueva normalidad como amparar al viejo socialismo, al de los chanchullos, al de la corrupción, al del silencio y al del insulto».

Según ha explicado, en las últimas semanas se han visto «distintos casos de corrupción» por parte del PSOE, como el «intento de soborno» en Cartaya (Huelva) para conseguir la alcaldía.

«Ante esa situación, Susana Díaz calla y manda a uno de sus súbditos con unas instrucciones claras, decir que es una simple pataleta del PP», según López, quien ha apuntado que en relación con ese «intento de soborno» han aparecido unas grabaciones que se han escuchado en toda España y que «no tienen desperdicio».

Advertisement

Ha preguntado «cuántos casos Cataya hay más» y ha indicado que en las grabaciones que han salido a la luz «se cita al secretario general del PSOE de Huelva, que ya está imputado también por otro caso de soborno en el municipio de Aljaraque».

Ha insistido en que, ante esta situación, Susana Díaz sigue callada porque no es «capaz de poner orden dentro de sus propias filas».

Asimismo, ha indicado que en ese asunto no queda la cosa, porque en esta semana hemos visto también que el que fuera director gerente de la Faffe no solo utilizó la tarjeta black de que disponía en «un puticlub de Sevilla, sino que se utilizó en cinco puticlubs de distintas provincias».

Ante ello, según Loles López, la dirigente socialista ha vuelto a «callar» y si se le «aprieta mucho, insulta, lo que se llama amparar las viejas corruptelas del pasado y del presente del PSOE».