El Rey envía un mensaje de «esperanza» a los españoles

Ensalza la labor de los militares en la Operación Balmis, ejercida «con profesionalidad y eficacia, con respeto y humanidad»

El Rey ha enviado este sábado 30 de mayo un mensaje de «esperanza y confianza» en el futuro de España, que está atravesando la crisis sanitaria «más importante» de su historia reciente y aún deberá superar «tiempos difíciles», pero que es «un gran país que encara siempre de frente las dificultades, por importantes o graves que sean, y las sabe vencer».

Felipe VI ha transmitido esta idea durante una videoconferencia con militares, celebrada con motivo del Día de las Fuerzas Armadas.

La crisis del coronavirus ha impedido este año celebrar esta festividad con un gran desfile militar —en esta ocasión previsto en Huesca—, pero el Rey ha aprovechado la ocasión para contactar con distintas unidades militares en diferentes operaciones.

Desde la base de Retamares, en Madrid, el Rey ha transmitido su dolor por las víctimas de la pandemia, entre las que también se encuentran miembros de las Fuerzas Armadas, y ha expresado su «reconocimiento» por la «permanente vocación de servicio a España» de los militares.

Tras más de dos meses de estado de alarma, el monarca ha celebrado que la situación generada por el Covid-19 «ha mejorado notablemente», aunque ha emplazado a toda la sociedad a «continuar siendo prudentes y no bajar la guardia».

Advertisement

En este contexto, ha aplaudido la aportación de las Fuerzas Armadas a la lucha contra esta crisis, en la que han demostrado su «capacidad, preparación y disponibilidad», así como sus «valores y virtudes».

«Habéis afrontado cualquier tarea que se os ha solicitado, estando en todo momento y lugar donde los ciudadanos os han necesitado. Un compromiso con la sociedad que habéis ejercido con profesionalidad y eficacia, con respeto y humanidad, y que permanecerá como ejemplo y motivo de orgullo para todos los españoles», ha aplaudido Felipe VI.

Esta labor, según ha reconocido el Rey, «no ha sido una tarea fácil» y ha obligado a las Fuerzas Armadas a realizar «una rápida adaptación» para poder asumir los compromisos de la Operación Balmis mientras continuaban cumpliendo con sus misiones permanentes, tanto fuera como dentro de España.

Este esfuerzo contra el coronavirus ha tenido el reconocimiento de la sociedad y el monarca así lo ha reconocido también: «Quiero deciros también que me siento muy orgulloso de la profunda identificación del pueblo español con sus Fuerzas Armadas que, en esta situación, las ha sentido como suyas y a su lado más que nunca».

Durante la videoconferencia, Felipe VI ha tenido oportunidad de contactar con algunas de las unidades implicadas en esta lucha contra el Covid-19, como efectivos de la Unidad Militar de Emergencias o el regimiento NBQ del Ejército de Tierra.

A todos ellos les ha felicitado por su «capacidad de adaptación» y la especialización demostrada para hacer frente a situaciones «nunca deseadas».

También ha contactado con el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, en Madrid, que durante la pandemia ha visto rebasadas sus capacidades igual que el resto de la capacidad sanitaria española.

Según ha detallado el director del centro, el hospital tuvo que ampliar su capacidad de camas en un 51%, en un 450% las urgencias y en un 277% la capacidad de cuidados intensivos.

«El Gómez Ulla marcará estos meses como un hito por su desempeño en circunstancias muy complejas», ha reconocido el Rey.

Misiones en el exterior

El coronavirus también ha afectado a las misiones en el exterior, ya sea por el contagio de alguno de sus miembros, la paralización de los cometidos o el retraso en el relevo.

Este último es el caso de los militares desplegados en Líbano, que tendrán que esperar uno o dos meses a que lleguen los efectivos que les relevarán en la misión, según ha explicado desde Marjayoun el general Marcos Yago.

Miembros de la Legión, el Rey les ha transmitido su felicitación por el centenario que se celebra este 2020 y ha manifestado su deseo de «encontrar la manera adecuada» de poder celebrar con ellos este acontecimiento.

También ha hablado con el contingente desplegado en el Báltico para la vigilancia de su espacio aéreo, un ejemplo que Felipe VI ha destacado como la manera más clara de demostrar el compromiso de España con sus aliados internacionales.

En cuanto a Irak, operación que el Rey visitó en enero de 2019, el coronel César García del Castillo ha detallado su labor de lucha contra «otra pandemia internacional» como es el terrorismo.

Desde el año 2015, los militares españoles han entrenado ya a más de 50.000 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes para combatir al DAESH.

También ha conectado en la videoconferencia el contralmirante Villanueva, al frente de la Operación Atalanta, de vigilancia de las aguas del Índico frente a la costa de Somalia.

En su caso, el Covid-19 retrasó su misión y además les impedirá descansar en puerto durante toda la operación.

El Rey se ha permitido en este momento hacer un paréntesis para preguntar al contralmirante por la situación en Estados Unidos de su hijo, jugador profesional de la NFL de fútbol americano.

Por último, han detallado su labor los jefes de las unidades encargadas de la vigilancia permanente de la soberanía española, tanto terrestre como marítima y aérea.

Profesionalidad y amor a España

La ministra de Defensa, por su parte, ha compartido el reconocimiento a la labor de todos los hombres y mujeres que forman las Fuerzas Armadas y ha tenido un recuerdo para los fallecidos durante este año, en especial a los pilotos del Ejército del Aire de San Javier, en Murcia, víctimas de accidentes aéreos.

Robles ha aplaudido la «eficacia, profesionalidad y amor a España» que demuestran los militares «en todas las misiones que realizan» y que también han demostrado en la Operación Balmis.