Zahara, el pueblo gaditano que resiste al coronavirus

El alcalde de la localidad ha extremado todas las precauciones para que el virus no sume ningún infectado entre los vecinos del pueblo

El gaditano pueblo de Zahara de la Sierra está siendo uno de los pueblos de la sierra de Cádiz que se mantiene ajeno al virus que mantiene en vilo a gran parte del mundo.

El alcalde de la localidad, Santiago Galván, mantuvo una charla con los compañeros de El Español, en el que les contó amplia y detalladamente el escrupuloso plan que está siguiendo el pueblo para evitar contagios entre sus vecinos.

Zahara, que cuenta con 1.500 habitantes, está enclavada en lo alto de un pico del parque natural de Grazalema. Las cinco entradas del pueblo permanecen cerradas, excepto una, la única por la que se deja acceder y la cual está custodiada las 24 horas por agentes de la policía.

Para el alcalde de la localidad, lo importante son sus vecinos, tal y como exponía en la entrevista concedida al medio citado.

Por ello, tras decretarse el estado de alarma, Santiago decidió llevar al extremo las medidas para salvaguardar a una población cuyo 22% tiene más de 65 años, por lo que la entrada del virus a sus fronteras podría ser letal para una parte importante de los vecinos.

Zahara es un auténtico búnker desde el pasado jueves 19 de marzo, momento en el que comenzó un plan de blindaje en el que solo se permiten acceder al pueblo a vecinos y vehículos de empresas proveedoras de alimentación o farmacia. Además, se ha instalado un punto de desinfección donde se deben de detener todos los coches que llegan.

En palabras para El Español, Santiago Galván confesó que los vecinos «están contentos». «Sé que a todos les hemos cambiado algunas rutinas al hacerlos salir y entrar por un punto concreto del pueblo, pero por el momento están dando frutos. No sé si habrá algún otro punto en España sin ningún vecino contagiado o sin síntomas». comentaba el alcalde.

Por el momento, estas medidas le ha servido al alcalde de la localidad para mantener a Zahara libre de contagios. Asimismo, el consistorio mantiene la desinfección diaria del municipio para que todo continúe según el plan establecido de 0 contagios en el pueblo.

“La clave es que nos mantengamos en nuestras casas. La gente puede ir a comprar por su cuenta, pero si lo podemos evitar, mucho mejor”, especifica el alcalde de Zahara, un pueblo más que blindado ante el coronavirus.