Salvador Illa, ministro del Interior del Gobierno de España ha anunciado que ahora no es el momento de relajar medidas y que la situación de la pandemia en el país es muy complicado. Del mismo modo ha adelantado que las fiestas venideras como Navidad o Fin de Año van a ser muy duras, serán «muy distintas».

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha comenzado este jueves su intervención en el Congreso para pedir la autorización de un estado de alarma que dure seis meses con un «mensaje a la ciudadanía» en el que, aunque ha afirmado que el Gobierno es consciente de que la población «empieza a estar cansada de meses realizando esfuerzos y sacrificios» contra el coronavirus, aún «no es el momento de relajar las medidas».

«Estamos ante unas semanas y unos meses que van a ser muy duros, llevamos mucho tiempo conviviendo con el virus y queda un horizonte amplio por delante». A ello ha añadido que llega «un invierno largo» en el que las fiestas serán «distintas» y habrá que adaptarse a la nueva situación.

Pese a las «incertidumbres» sobre el virus, ha dicho, se sabe que son efectivas las medidas como usar mascarilla, lavarse las manos, mantener la distancia de seguridad, tener menos relaciones personales y menos movilidad. «Nuestra certeza es que hace falta esforzarse más para proteger a los más vulnerables; al sistema nacional de salud y a los profesionales», ha zanjado.

Andalucía se blinda hacia el resto del país

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha presidido este miércoles en San Telmo la reunión del Comité de Expertos para analizar la situación de la pandemia Covid-19 y las posibles nuevas medidas para frenarla. Tras analizar los últimos datos del coronavirus la comunidad autónoma andaluza, el presidente ha tratado con los expertos las nuevas medidas que va a aprobar Andalucía para tratar de frenar el avance de la pandemia. La decisión está tomada, el cierre de Andalucía.

En este sentido, Juanma Moreno ha ofrecido una declaración institucional al término del encuentro en el que ha anunciado el cierre de Andalucía. Además, de manera interna se ha anunciado el cierre de las provincias de Sevilla, Granada y Jaén, así como algunos distritos sanitarios, como el de Jerez-Costa Noroeste. «La salud, y la economía en la medida de lo posible, son la prioridad», ha asegurado.  En esta misma línea, el vicepresidente andaluz, Juan Marín, ya apuntaba que era «muy probable» que la Administración regional tenga que limitar la movilidad en algunas de sus provincias o «incluso en todo el término de la comunidad autónoma».

Estamos ante la mayor crisis sanitaria de nuestra historia

En su intervención, Juanma Moreno ha indicado que «la pandemia ha empezado a mostrar su peor cara. Nos esperan días y semanas muy duras. Estamos ante la mayor crisis sanitaria de nuestra historia. Hace un año nadie podía imaginar lo que iba a pasar. En este sentido, traslado mi pésame a los familiares y amigos de los fallecidos por coronavirus».

Recalca el presidente de Andalucía que «seguimos estando por debajo de la media de España, que está en 412 casos. La curva en estos momentos no ha tocado techo, es probable que se supere el récord hasta la fecha de hospitalizados. Hay que tomarse en serio esta situación».

«Hemos reforzado el número de sanitarios y realizamos obras de mejora en cientos de centros hospitalarios. La segunda arma que tenemos es reducir la movilidad. Y eso hemos decidido llevar a cabo, el cierre perimetral de Andalucía desde la noche del jueves 29 de octubre hasta el 9 de noviembre. Nadie podrá entrar o salir de Andalucía si no es por motivos justificados, como ir a trabajar, volver a casa o acudir a un centro sanitario».