Descubre por una foto de WhatsApp que su marido acaba de fallecer

Pertenecía a un grupo donde se informaban de accidentes viales

El siglo XXI propicia circunstancias del todo impensables antaño. La comunicación vía Whatsapp, por ejemplo, es una demostración más que palpable. El WhatsApp ha creado una comunicación directa, intransferible y personalizada. ¿Personalizada? O no. Porque también existen los famosos grupos de ídem, los vigentes grupos de WhatsApp. Suelen ser inofensivos. Algunos más participativos que otros. Pero siempre eficientes. En ocasiones demasiado incluso…

Es cuanto, en este sentido, le ha ocurrido a una mujer argentina, Débora Moreno. ¿Quién se lo iba a decir? Está señora ha vivido uno de los momentos más trágicos -e inesperados- de su vida al enterarse in extremis -prácticamente ipso facto- del fallecimiento de su marido a través de una fotografía que vio en un grupo de WhatsApp. El corazón le crujió de puro dolor. No daba crédito a cuanto estaba viendo.

Parecía una pesadilla de segundos, una irrealidad, un imposible. La mujer estaba en un grupo de esta conocida red de mensajería instantánea con la mayoría de vecinos de la zona donde residían, en San Martín, Argentina. Un grupo con su función concreta: se informan de los accidentes viales que suceden en la zona y de las noticias más relevantes. Un noticiero directo en la pantalla planísima del teléfono móvil.

Hace unos días, Débora abrió su WhatsApp –¿maldita la hora o todo lo contrario?- y descubrió que había sucedido un grave accidente. Un accidente aciago. Mortal. Al ampliar la foto que mandaron al grupo, distinguió que se trataba de un hombre que llevaba la misma ropa que su marido vestía ese día. Se le cortó la respiración. Dio un respingo.

Se le entrecortó el habla. Se quedó de una pieza. Ante el susto, llamó a sus familiares para comprobar si podría ser su marido, y uno de sus hermanos confirmó la terrible noticia. Su marido había salido a comprar pero no volvió. Un hombre, Fabián Carrizo, está acusado de su atropello mortal. Además, se le acusa también de omisión de socorro, ya que huyó del lugar sin asistir a la víctima. Triste suceso derramado enseguida en un mar de lágrimas.