Tussam ha aprobado establecer una compensación para los usuarios de la Tarjeta Estudiante que no pudieron utilizarla con normalidad desde el estado de alarma.

De esta forma, el Ayuntamiento advierte que, «pese a no existir obligación legal», se fijará un sistema para que se pueda compensar a los usuarios que habían abonado este título en cualquiera de sus modalidades.

La propuesta se desarrollará a través de la definición de una serie de formas para establecer la compensación en función de las distintas modalidades de pago que existen.

«Desde el gobierno de la ciudad encargamos a Tussam que se hiciera un análisis detallado de las posibilidades jurídicas de esta medida. Ha sido un tema complejo pero se ha encontrado una solución para los estudiantes afectados», apunta Juan Carlos Cabrera.

Esta tarjeta para estudiantes de Tussam es un título nominativo con distintas modalidades de pago. Permite un importante ahorro a los estudiantes universitarios. Además, ha supuesto «una de las medidas con mayor impacto en el uso del transporte público entre los jóvenes».

A este título pueden acceder estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), Bachiller, Formación Profesional, universitarios, enseñanzas artísticas, idiomas, educación especial y de personas adultas.

En total, en el primer semestre de 2020 se estima que había unos 2.400 usuarios con títulos nominativos de estudiante.