José Manuel Martínez Ayala, portavoz del Grupo Municipal VOX en Sanlúcar de Barrameda deja de ser Concejal de Vox en el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda por discrepancias profundas con el partido.

José Manuel Martínez Ayala de Vox Sanlúcar
José Manuel Martínez Ayala votando durante las últimas elecciones

Todo esto ha sucedido durante la celebración del pleno ordinario del mes de septiembre, en el turno de palabra para defender la moción, ha sorprendido a todos los presentes cuando ha comenzado diciendo que dejaba de ser afiliado de Vox.

José Manuel Martínez Ayala ha comenzado diciendo lo siguiente: “Quiero comenzar diciendo que entré en política hace algo más de 2 de años y si entré es porque creía ciegamente en un proyecto que era fiel a mis principios, en el que tenía cabida la meritocracia, el honor y la lealtad. Para nada el enchufismo, el amiguismo y la mediocridad. Nos vendieron un proyecto, porque en eso del marketing VOX tiene un gran equipo, que miles de personas entendíamos que en estos tiempos se necesitaba para salvar España, pero lo único que hicieron fue un gran estudio de mercado y detectar las carencias que solicitaban muchos españoles, pero en poco tiempo los hechos han constatado que se ha jugado con tales sentimientos, toda esta maquinaria es un FRAUDE.

José Manuel Martínez Ayala continua diciendo que desde que entró como concejal en este Ayuntamiento hasta ahora pocas mociones he podido presentar por los sanluqueños ya que los concejales somos obligados a presentar mociones que nada tienen que ver con nuestras ciudades.

«Harto» de no poder luchar con libertad por Sanlúcar

Esto le produce ya hartazgo. Ya que vino a luchar por Sanlúcar de Barrameda y a partir de ahora lo podrá hacer con absoluta libertad. También ha dicho que no podía continuar defendiendo lo indefendible presentando mociones que no suman nada en la ciudad qué es quién lo ha elegido y a quién le debe su lealtad y su trabajo y a partir de ahora presentará mociones en las cuales se notará la diferencia en concepto tanto de fondo como de forma.

Por último, hace saber, que este espacio temporal de tinieblas, este encorsetamiento que hoy por fin termina, cortando amarras con Vox, ha sido más liviano gracias a muchas personas que han puesto brazos y hombros, receptores de las mismas problemáticas para entre todos aguantar el peso de la vergüenza del gigante que habíamos creado.

Continuará trabajando ya que no sabe hacer otra cosa y como dijo en el pleno de constitución de la corporación, le da igual quién traiga la idea que si es buena para Sanlúcar contará con su voto a favor, al menos en eso ha podido ser fiel a sí mismo y continuará él con el mismo rumbo.

Carta íntegra de despedida de José Manuel Martínez Ayala

«Quiero comenzar diciendo que Entre en  política hace algo más de 2 de años, y  si entre es porque creía ciegamente en un proyecto que era fiel a mis principios, en el que tenía cabida la meritocracia, el honor, y la lealtad. Para nada el enchufismo, el amiguismo y la mediocridad. Nos vendieron un proyecto, porque en eso del marketing VOX tiene un gran equipo, que miles de personas entendíamos que en estos tiempos se necesitaba para salvar España, pero lo único que hicieron fue un gran estudio de mercado y detectar las carencias que solicitaban  muchos españoles, pero en poco tiempo  los hechos han constatado que se ha jugado con tales sentimientos, toda esta maquinaria  es un FRAUDE.

«Vox solo sustenta un Viva España»

Nosotros  íbamos en contra de los chiringuitos, oigan. Iluso que soy, pues el mayor chiringuito sin lugar a dudas es vox. Negocio puro, reitero, aprovechando la necesidad del mensaje que escuchamos cientos de veces desde los inicios, y ha ido derivando en más de lo mismo igual que otros partidos ,

VOX solo se sustenta en VIVA ESPAÑA y la bandera española, sentirse español permítanme que lo diga…. no es eso. El partido que venía a luchar sin complejos me ha estafado al igual que a miles de afiliados.

Perdonen por palabras tan gruesas, pero así es José Manuel Martínez Ayala, ya me conocen persona que quizás pudiera pulir técnicamente ciertas expresiones en mis discursos pero es motivado por el corazón que le pongo, evitando la  más mínima ambigüedad en los mismos.

En estos diez minutos que generosamente me brindan Les voy a decir una cosa ME MARCHO y lo digo con mayúsculas,  compañeros de bancadas. Me marcho de la afiliación de VOX. No soy el primer afiliado ni el último que se irá.

En Vox,  sólo hay 4  tipos de afiliados. Los que se dieron cuenta de lo que se cocía, bajo la actual cúpula dirigente de Madrid y se han marchado, fundadores incluidos.

«Proceso bochornoso de primarias»

Los que han vivido un proceso bochornoso de primarias donde la democracia interna y la transparencia y legalidad del proceso han sido tocadas de muerte y se marcharán, no sólo en Cádiz sino en todo el territorio nacional se vislumbra una baja masiva de los mismos,

En tercer lugar lo que aún no se han dado cuenta, pobrecillos. Y en cuarto y último lugar los más listos, los que se han metido o se mantienen para obtener un carguito remunerado, o cualquier tipo de prebendas.

Gente que viene a servirse y no a servir. Los que como yo venimos a servir no podemos militar en la filas de vox. Aunque ustedes lo saben, quiero dejar claro para los que me escuchen que no buscaba sillones ni un sueldo ya que  renuncie desde el minuto uno al salario que me correspondía así que por ahí no me podrán atacar.

«Vox es una empresa piramidal donde lo que importa es el dinero»

Vox es literalmente una empresa, rentable eh, de estructura totalmente piramidal  donde lo único que importa es el dinero. Fácil recaudando los casi diez millones en subvenciones los cuales habíamos firmado programáticamente rechazar.

Mientras aquí renunciábamos en la pandemia todos los presentes a las asignaciones a los grupos en pro de la ciudad, ellos se justificaban diciendo que tenían gastos así que ni renunciaban al sueldo, ni a las dietas ni a  asignaciones ni a nada , lo resumo VERGÜENZA. Ahora se llenan la boca que han creado una fundación y un sindicato, para trincar mas.

Hace unos días, por citar un ejemplo, en las redes sociales provinciales todos han podido observar la petición de dinero a los afiliados. Informo que ya pagan una cuota mensual, Su afán recaudatorio no tiene límites. Incluso querían disponer como saben ustedes de la asignación de los grupos municipales.

Algo bochornoso para quién os habla, faltando de una manera patente el respeto a los sanluqueños y a esta casa, sede del municipalismo. No tienen en cuenta, insisto el municipalismo. El contacto directo y cercano con el ciudadano y sus diferentes problemáticas.

«En Vox no hay voz»

He visto dar de lado a personas con mucha más antigüedad que yo y valía,  hombres y mujeres que habían estado desde los inicios con capacidad y valores para luchar por España, para darlo todo por sus valores y sus creencias para levantar el partido, independientemente que no sean las mismas de los aquí presentes, el mismo que cuando Tocó el poder y ya no  necesitó mano de obra barata  les ha dado de  lado para colocar amigotes  y buenos lacayos.

Y continúo porque esto no termina. Y qué decir de otros que cuando desde su cargo electo se han atrevido a alzar la voz y pedir cuentas de los gastos e ingresos han sido diplomáticamente y con mucho tacto invitados a irse del partido y si no se han ido, han diseñado calumnias sobre ellos.

En Vox no hay voz, el afiliado es un número de cuotas, una cuenta bancaria y un activo a rentabilizar, eso sí sin que puedan opinar al respecto.

Soy consciente que después de estar palabras tendré sobre mi persona mentiras, amenazas y un largo etc,  pero nada temo y todas ellas se resolverán llegado el caso en los tribunales. No me va a temblar el pulso, tomaré todas las medidas  legales correspondientes, que para eso aun vivimos en un Estado de Derecho.

«Vox es como la comedia de Shakespeare, mucho ruido y pocas nueces»

Quiero recalcar que me voy, nadie me ha echado. Mi baja como afiliado ya ha sido tramitada previamente,  vamos otra cosa es que me den de baja,  mi único pecado es ir siempre con la verdad por delante.

Con esta declaración espero que muchas más personas  se den cuenta de la estafa piramidal que supone defender una marca llamada Vox. Vox es como la comedia de Shakespeare, mucho ruido y pocas nueces.

Sólo saben hacer ruido pero nada suman y no lo digo yo sino las numerosas asociaciones que les apoyaron y se sienten hoy en día traicionadas. «Yo soy Ayala» y bajo este pseudonimo  operaba en redes sociales  ya que ni mi nombre completo me permitían utilizar, no fuera que hiciera sombra a alguien.

Con todo esto que he contado ya sería suficiente pero hay un motivo mucho mayor.
En este Ayuntamiento hasta ahora pocas mociones he podido presentar por los sanluqueños ya que los concejales somos obligados a presentar mociones que nada tienen que ver con nuestras ciudades.  Esto me produce ya hartazgo.

«Continuaré trabajando ya que no sé hacer otra cosa»

Yo vine a luchar por mi Sanlúcar de Barrameda y a partir de ahora podré hacerlo con absoluta libertad. No podía continuar defendiendo lo indefendible presentando mociones que no suman nada en mi ciudad qué es quién  me ha elegido y a quién le debo mi lealtad y  mi trabajo y a partir de ahora presentaré mociones en las cuales se notará la diferencia en concepto tanto de fondo como de forma.

Vamos todos ustedes también notaban cuales eran mías y cuáles no. Agradezco la generosidad y empatía de ustedes, que siempre han diferenciado a la persona, del concejal.

Continuaré trabajando ya que no sé hacer otra cosa y como dije en el pleno de constitución de la corporación, me da igual quién traiga la idea que si es buena para Sanlúcar contará con mi voto a favor, al menos en eso he podido ser fiel a mí mismo y continuaré el con el mismo rumbo.

«Vergüenza del gigante que habíamos creado»

Por último, hago saber, que este espacio temporal de tinieblas, este encorsetamiento que hoy por fin termina, cortando amarras con Vox, ha sido más liviano gracias a muchas personas que han puesto  brazos y hombros, receptores de las mismas problemáticas para entre todos aguantar el peso de la vergüenza del gigante que habíamos creado.

Tras este tiempo y experiencia espero haber  activado el germen de un proyecto, abierto, participativo,  e ilusionante, en donde quepamos TODOS, en donde el afiliado siempre, siempre decida, en donde el nepotismo y el venir a enriquecerse con la política no tengan cabida, en donde las corporaciones locales sean la base, y el contacto con la calle nunca se pierda y en donde sumemos, Y esta vez sí, y medidas de regeneración política como que los políticos no tengan más privilegios que los ciudadanos. Bueno un pequeño retazo pero muestra importante de lo que está por venir.

Muchísimas gracias, viva España y viva Sanlúcar de Barrameda que es por quien los concejales tenemos que luchar.