El Hormiguero, con Pablo Motos como director de orquesta, comenzó la semana recibiendo a Los Morancos. César y Jorge Cadaval  presentaron su nuevo espectáculo, El Desfase, que se estrena el próximo 2 de octubre en el Teatro Rialto de Madrid.

Los sevillanos recibieron sus respectivas tarjetas de ‘Invitado Platino’ al superar las diez visitas al programa de Pablo Motos. Sin embargo, el presentador no se libró de una breve ‘recriminación’ por parte de Los Morancos: «Regalas una tarjeta que no sirve para nada», afirmó Jorge con ironía.

César y Jorge Cadaval de Los Morancos en El Hormiguero Pablo Motos

No obstante, uno de los momentos más comentados en redes sociales fue el desacertado chiste que hizo César Cadaval. Mezcló un chimpancé, la prostitución y una octogenaria. El sevillano pensaría: ¿Qué puede salir mal? Pues sí, salió todo mal.

César y Jorge Cadaval de Los Morancos en El Hormiguero Pablo Motos

Tras contarlo, hasta su hermano le miró con extrañeza, sorprendiéndose de que hubiera contado ese chiste. Un chiste que desató multitud de críticas en redes sociales. El sevillano fue criticado hasta la saciedad por su chiste en el Hormiguero

Así pues, algunos lo calificaron como «lamentable«, que «no se podía ofender tanto en un chiste», que le recordaran que «están en horario infantil». Otros directamente dijeron que ese chiste «es un asco». Multitud de opiniones que harán que César se lo piense dos veces la última vez… o no.

César Cadaval y el Coronavirus

No es la primera vez que los Morancos desatan la polémica en el Hormiguero. Justo antes de que comenzase la pandemia, los sevillanos allá por febrero realizaron varios chistes sobre el Coronavirus. Unos chistes que con el tiempo y en perspectiva se le han vuelto en su contra.

César Cadaval fue el que rompió la veda con un chiste. «El otro día fui al chino y le pregunté si tenía coronavirus, me dijo que no, pero que me lo podía traer mañana». A eso se ha sumado su hermano Jorge, quien ha narrado que es un fiel seguidor del canal 24 horas de TVE: «A mí me gusta el 24 horas porque esa persona vive allí. No sale de allí. El otro día entrevistaron a una china que vive en España y ella dice: ‘no problema, nosotros en China somos muchos’. ¿Perdona? ¿Cómo que somos muchos?».