La viceconsejera de Salud y Familias, Catalina García, ha presentado el Plan de Actuación para la provincia de Cádiz contra los mosquitos que propagan el virus del Nilo. Concretamente, se actuará en la zona de influencia del brote, que incluye los términos municipales de Puerto Real; Alcalá de los Gazules, Benalup, Medina Sidonia, Vejer de la frontera y Barbate. El objetivo es minimizar el riesgo de transmisión del virus West Nile a la población humana. De este modo, se complementará el trabajo que se está haciendo en el mismo sentido en las zonas afectadas por este virus en la provincia de Sevilla.

La empresa encargada de la ejecución de la vigilancia y control de mosquitos será Laboratorios Lokímica. Durante primeras dos semanas, se llevarán a cabo tratamientos larvicidas y, en su caso, adulticidas, en zonas perimetrales a los municipios mediante aplicaciones de Ultra Bajo Volumen (ULV) y termonebulización dependiendo de la situación. Si fuera necesario, se llevarán a cabo tratamientos adulticidas en parques y jardines afectados y zonas verdes mediante aplicaciones de pulverización.

Asimismo, también se realizarán los tratamientos en imbornales, acequias y arquetas donde sea necesario por ser focos potenciales. Para esta actuación inicial se destinarán dos equipos compuestos por dos técnicos cada uno y su vehículo correspondientes. Además, habrá un piloto de drones cualificado con drones de mapeo y tratamiento.

Posteriormente, se realizarán labores de mantenimiento en aquellas zonas que se hayan detectado más afectadas. Las labores de mantenimiento serán realizadas con el apoyo de un dron y su piloto cualificado, en base al mapa confeccionado y presentado durante la fase inicial ya descrita.

Virus del Nilo

El virus del Nilo no es nuevo. Expertos señalan que fue descubierto por primera vez en África en 1937, aunque no empezó a expandirse por diferentes partes del mundo hasta 1999.

Normalmente, casi todos los años aparecen determinados casos en nuestro país, concretamente en zonas geográficas enclaves para aves migratorias.

Sin embargo, este 2020 se ha detectado un brote preocupante en las localidades sevillanas de Coria del Río y La Palma del Río, que ya ascienden hasta los 40 casos sospechosos. La Junta de Andalucía cuenta con un sistema de detención precoz en caballos, desde hace unos años. Actualmente hay 19 équidos confirmados que padecen la enfermedad.