Miguel Martín León, quien tomaba posesión hace sólo cuatro días del cargo de delegado de Educación en Sevilla, ha dimitido del puesto al estar procesado en una causa judicial. La causa investiga presuntos delitos de pertenencia a grupo criminal y estafa continuada, entre otros delitos.

Según varias fuentes, Martín León formalizó su renuncia a última hora de este lunes 28 de septiembre a cuenta de esta investigación judicial. Los hechos sucedieron años atrás y girarían en torno a una aportación de 40.000 euros de una empresa de juguetes eróticos como patrocinio a un equipo de baloncesto. Este equipo estaría relacionado con él relacionado con él. Un dinero que finalmente habría ido a parar a la asociación deportiva Anima Vitae, dirigida por familiares del ya ex delegado territorial.

En cualquier caso, será este martes 29 de septiembre cuando el consejo de gobierno de cuenta de la dimisión de Martín León. La Consejería de Educación de Sevilla fue encomendada a Joaquín Pérez Blanes. No obstante, tras su renuncia dicho departamento fue encomendado a Marta Escrivá.

Una vez confirmado su cese, fue nombrado Miguel Martín León como su sustituto. La mencionada responsable de Cs anunciaba que daba por finalizada su vida en la política activa.

«Quiero dar las gracias a las personas que confiaron en mí desde 2015. A los amigos que hice en el camino y al gran equipo de personas y trabajadores de la Delegación de Sevilla. Orgullosa del trabajo de todos nosotros», indicaba en un mensaje en su cuenta personal de Twitter.