La Policía Local de Trebujena desalojó en la madrugada del pasado domingo 27 de septiembre, con apoyo de la Guardia Civil, una fiesta clandestina en una vivienda en un campo de la localidad en la que participaban un centenar de personas sin garantizar distancia ni medidas de seguridad ante el Covid-19 y en un local sin licencia para este tipo de celebraciones.

Según informa el Ayuntamiento de Trebujena en un comunicado, el organizador de la fiesta ilegal ha sido identificado y denunciado. En este caso, las sanciones de infracciones graves pueden alcanzar hasta los 60.000 euros.

El alcalde, Jorge Rodríguez, ha vuelto a apelar a la «responsabilidad de todos» para evitar este tipo de «comportamientos incívicos y que pueden costar vidas». Todo ello en un municipio con 58 contagios confirmados desde el inicio de la pandemia y tres fallecidos. Además, en las últimas dos semanas cuenta con ocho positivos confirmados.

«No entendemos cómo algunos ciudadanos todavía no han tomado conciencia de la situación que estamos viviendo a todos los niveles», ha subrayado Rodríguez.

Además, lamenta que «parece que los mensajes no llegan a parte de la población, por lo que volvemos a hacer un llamamiento al cumplimiento de las normas; no solo porque necesitamos la colaboración ciudadana para parar esta pandemia; sino porque a nadie en su sano juicio se le puede ocurrir poner en peligro la vida de sus seres queridos y la suya propia».

«Se han podido salvar vidas»

En este sentido, el regidor trebujenero ha felicitado a la Policía Local y la Guardia Civil por una actuación de la que «nunca sabremos si al desalojar una fiesta ilegal con unas 100 personas se han podido salvar vidas«.

«No tenemos que dejar de restar importancia a este virus y, por desgracia, en nuestro pueblo hemos tenido que lamentar fallecimientos. Este tipo de actos en contra de la ley no ayudan a parar los contagios, por lo que hago un llamamiento al orden, a cumplir las normas con seriedad y a no relajarnos porque hay vidas en juego», ha concluido Rodríguez.