El Ayuntamiento del municipio sevillano de Casariche ha valorado el anuncio realizado por la Junta de Andalucía, que va a proceder a la restricción de entrada y salida de personas en esta localidad, con una tasa de 4.582,1 contagios por cada 100.000 habitantes, teniendo en cuenta además que los datos del cribado de test de antígenos que se están practicando a sus vecinos reflejan que «sigue creciendo la pandemia», tal como ha indicado el consejero de la Presidencia y portavoz del Ejecutivo andaluz, Elías Bendodo, en la rueda de prensa tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno.

En un comunicado, el Consistorio ha señalado que en esta rueda de prensa ha quedado clara la «excepcionalidad» del caso de Casariche sobre el cual se aplicarán estas medidas extraordinarias, «algo que venimos reclamando y exigiendo desde hace varias semanas reiteradamente».

Desde el equipo de gobierno municipal se está en estos momentos a la espera de recibir toda la información al respecto por parte de la Junta de Andalucía para dar traslado a la población.

99 positivos de 5.456 habitantes en Casariche 

Casariche, con una población de 5.456 personas, cuenta este martes, según los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) recogidos por Europa Press, con 99 vecinos positivos en coronavirus confirmados por PCR en los últimos siete días y 250 confirmados en 14 días. Así, se cuenta con una tasa de 4.582,1 contagios por cada 100.000 habitantes, un total de 311 infectados y 16 curados.

El Ayuntamiento ha detallado que se han confirmado cuatro nuevos casos positivos en las últimas 24 horas y que han descendido de 146 a 99 los positivos en los últimos siete días, «lo cual nos hace pensar que en los próximos días continuará bajando dicha cifra de casos activos», tras contar con una tasa por cada 100.000 habitantes «hasta 26 veces superior a la media de la provincia de Sevilla».

Restricciones en Andalucía 

El Consejo de Gobierno ha tomado conocimiento de la nueva estrategia para la adopción de medidas de control y prevención en municipios o territorios con alto impacto en coronavirus en Andalucía.

La estrategia se basa en medidas de control adicionales a las actualmente establecidas en el ámbito local. De esta manera, los municipios o territorios andaluces que presenten peor situación epidemiológica serán evaluados para conocer el nivel de respuesta de sus capacidades de salud pública y asistenciales, tal y como establece el Plan de Respuesta Temprana en un Escenario de Control de la Pandemia por Covid-19 del Ministerio de Sanidad.

Esta evaluación de riesgo se llevará a cabo en aquellos municipios o territorios que superen los 500 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días y con tendencia al alza en los últimos 7 días. El resultado de dichas evaluaciones, llevadas a cabo por los Comités Territoriales de Alerta de Salud Pública de Alto Impacto, determinará la necesidad de aplicar medidas adicionales para contener la transmisión del virus, incluyendo la posibilidad de realizar cribados poblacionales.

Medidas en caso de restricciones en Andalucía

Todas ellas deben ser impulsadas e implementadas por las autoridades del ámbito local de forma coordinada con la autoridad sanitaria. Entre las medidas recogidas en la estrategia destacan aquellas vinculadas a la prevención y protección colectiva como permanecer en el domicilio y buscar asistencia médica ante la presencia de síntomas compatibles y, de igual modo, si se tiene una condición de especial vulnerabilidad a padecer formas graves de la enfermedad; asegurar la efectividad de la restricción de las visitas familiares a centros sanitarios y sociales de tipo residencial.

Además, se pretende reforzar la limpieza y desinfección en edificios de uso público y en mobiliario de espacios públicos; reforzar las medidas preventivas en edificios de uso público; no apertura de parques y jardines de uso público, así como parques infantiles; cierre parcial o total de los centros pertenecientes a ámbitos sanitarios, comerciales o laborales; cierre de peñas, asociaciones gastronómicas, asociaciones recreativo-culturales o clubes; no apertura de los mercadillos públicos y/o privados; reducción de los horarios en hostelería; supresión/reducción de las terrazas en la vía pública; prohibición del consumo en barra en estos establecimientos; reducción de los aforos al 50 % y agrupaciones en mesas de un máximo de 6 personas.

Asimismo, se contempla reducir el aforo en salones de celebraciones, celebraciones, velatorios, funerales y comitivas a un 50% del actualmente establecido; aplazar, reorganizar o restringir aquellos eventos con una elevada concentración de personas; limitar los horarios de atención al público en establecimientos comerciales; establecer franjas horarias preferentes para la atención a grupos vulnerables y la recomendación general de relacionarse en grupos reducidos, no superiores a seis personas, incluso en el ámbito privado.