Pablo Casado, líder del PP, sigue lanzando dardos a Pedro Sánchez. En este caso, le pide al jefe del ejecutivo censurar la «amenaza» del hasta ahora presidente de la Generalitat, Quim Torra, de avanzar en la «ruptura democrática».

Mucho más, incide Casado, tras la condena de un año y medio de inhabilitación por desobediencia que le ha impuesto el Supremo.

Tras conocer el fallo, en una comparecencia en Galeria Gótica del Palau de la Generalitat acompañado de sus consejeros, Torra pidió que las próximas elecciones en Cataluña sean «un nuevo plebiscito y un nuevo mandato que confirme el referéndum del 1-O». Además, dijo que «la única manera de avanzar es a través de la ruptura democrática».

Ante estas palabras, el presidente de los ‘populares’ ha emplazado al presidente del Gobierno a tomar cartas en el asunto. A su juicio, «debe censurar la amenaza de Torra de ‘avanzar en la ruptura democrática’ y laa calificación de la decisión de un tribunal como ‘golpe de Estado a Cataluña‘».

Pedro Sánchez, «responsable» de los ataques al Rey

Además, ha criticado los «ataques» que a su juicio varios ministros están profiriendo contra el Rey, después de que el pasado viernes el Gobierno no permitiera la presencia del monarca en la entrega de despachos a nuevos jueces en Barcelona.

«Sánchez es responsable de que tres de sus ministros ataquen al Rey; debería cesar a Garzón y reprobaremos a Iglesias», ha afirmado en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

El pasado sábado, en un acto del PP de Aragón, Casado ya solicitó la destitución inmediata de Garzón y anunció que el Grupo Popular llevará al Congreso la petición de reprobación de Iglesias, al tiempo que reclamará la comparecencia de Sánchez en el Pleno de la Cámara Baja.

El Supremo inhabilita a Quim Torra

El Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en la que se inhabilita de su cargo al presidente de la GeneralitatQuim Torra durante un año y medio. La sentencia recoge que el presidente desobedeció las las órdenes de la Junta Electoral Central (JEC) de retirar los lazos amarillos de la fachada del Palau de la Generalitat durante la campaña de las elecciones generales del 2019. De este modo, Torra se convierte en el primer presidente catalán inhabilitado en el ejercicio del cargo desde la restauración de la democracia en España.

Tras dos años y cuatro meses en el cargo, Torra deja de ser presidente después de acceder al cargo en una investidura convulsa. El plan inicial de su formación era investir de nuevo a Carles Puigdemont como presidente. Torra, de este modo, se convierte en el segundo presidente de la Generalitat inhabilitado en año y medio. Después de que el expresidente Artur Mas fuera inhabilitado el 5 de febrero de 2019, aunque por entonces no ocupaba el cargo, por impulsar la consulta ciudadana del 9 de noviembre de 2014; y el tercero consecutivo en acabar en los juzgados, tras el propio Mas y Puigdemont.